Los bares y restaurantes porteños piden reabrir con mesas y sillas en la vía pública

También proponen extender algunas veredas mediante “decks” de madera e, incluso, colocar vallas según el tipo de emprendimiento para evitar las aglomeraciones.

A poco de iniciar un nuevo periodo en el aislamiento social por la pandemia de Covid-19, trabajadores y dueños de bares y restaurantes porteños solicitan que las autoridades los dejen reabrir con un protocolo sanitario que incluya mesas y sillas en la vía pública.

El Gobierno porteño planteó esta petición ante autoridades nacionales, que son las encargadas de dar el visto bueno, informaron en La Federación de Comercio e Industria de la Ciudad de Buenos Aires (FECOBA). 

El retorno en cuestión será “con mesas y sillas afuera, sin servicios de camareros (mozos) y bajo una modalidad de ‘take away'”. Los comensales retirarán los platos y bebidas de los mostradores para acercarlos.

También proponen extender algunas veredas mediante “decks” de madera e, incluso, colocar vallas según el tipo de emprendimiento para evitar las aglomeraciones.

“Se negocia intensamente para que la vuelta sea ya a partir del lunes próximo, pero hay muchas cuestiones que resolver. La opción del delivery nunca les generó diferencia a los gastronómicos: en algunos casos apenas les representa un 5 por ciento de la facturación que tenían previo a la pandemia. La posibilidad de la apertura con mesas afuera al menos les permitiría llegar al 45 o 50 por ciento”, comentó a iProfesional Fabián Castillo, presidente de FECOBA.

“La Ciudad ya vio los manuales de procedimiento y está de acuerdo con lo que se ha planteado como protocolo sanitario. José Luis Giusti, el ministro de Desarrollo Económico, dio su aval y también Larreta, quien anticipó que hablará con Kicillof y Cafiero para pedir la vuelta. El Gobierno porteño acompaña la apertura con mesas en las veredas, a cielo abierto, con distancia social y cubrebocas, y sin mozos”, añadió.

La Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés (AHRCC) informó que en pandemia 3.200 emprendimientos porteños cerraron, dejando sin trabajo a 20.000 personas.