Los familiares de la Tragedia de Once dicen que la confesión del motorman no es nueva

Se hizo púbico que este mes el conductor Marcos Córdoba dijo haber anulado los frenos. “No hay ningún hecho nuevo o que no fuese conocido por alguna de las partes hasta el día de hoy”.

Marcos Córdoba, el maquinista condenado por la Tragedia de Once, dijo en un informe elaborado este año “haber anulado el dispositivo (de freno) del hombre muerto” -uno de los cuatro sistemas de frenado del tren Sarmiento (Once-Moreno). Aseguró que no fue la única causa del choque, ni le impidió aplicar los frenos manuales. Los familiares y amigos de fallecidos en el siniestro ferroviario del 22 de febrero de 2012, donde murieron 51 personas (una embarazada), dicen que esta información no es nueva y que está presente en la causa judicial, por la cual se condenaron a exfuncionarios y empresarios.

Las palabras de Córdoba quedaron asentadas en un informe hecho en septiembre de este año por la psicóloga María Dolores Carbia y la trabajadora social Silvina Blanco, en el marco de la sustanciación de un pedido de su defensa para que se le conceda la libertad condicional dado que está por cumplir las dos terceras partes de su condena, informa Télam. La entrevista había sido solicitada por la Fiscalía de Ejecución y ordenada por el juez de Ejecución Penal Jorge Luciano Gorini.

Valeria Corbacho, abogada de Córdoba, solicitó que se declare la nulidad del informe realizado por Carbia y Blanco. Considera que se excedieron en su contenido, pese a que la conclusión de ese estudio fue a favor del detenido, a quien le pronosticaron una “favorable de integración al medio libre”.

Los familiares y amigos de las víctimas de la Tragedia de Once divulgaron este comunicado: “Ante la difusión de las declaraciones del motorman del tren Chapa 16 Marcos Córdoba, los familiares y amigos de las víctimas de la tragedia de Once queremos señalar que lo dicho por quien manejaba el tren de la tragedia no es nuevo. Ya había sido demostrado por las pericias técnicas en 2012. No hay ningún hecho nuevo o que no fuese conocido por alguna de las partes hasta el día de hoy. La difusión de una pericia psicológica que de ningún modo debió haberse adentrado en cuestiones de técnica ferroviaria absolutamente ajenas a las profesionales que evaluaban a Córdoba vulnera el secreto médico. Pero además volvemos a señalar que el sistema del hombre muerto es un mecanimos para ser usado en caso de una descompensación del conductor”

“Los sistemas de frenado que no debieron fallar fueron otros. Tanto el freno principal como el de emergencia y el del guarda fallaron en su capacidad operativa por la carencia estructural, el abandono y la falta de inversión. Eso también quedó demostrado en las pericias técnicas. Eso no releva al maquinista de culpa. La responsabilidad de Marcos Córdoba quedó probada y por eso fue condenado en diciembre de 2015. Pero es el último en una cadena de responsabilidad que comenzó mucho antes de 2012 en los despachos de los asesinos de escritorio. Ahora otros condenados y abogados intentan instalar una supuesta confesión que no es tal. Esto responde nuevamente a una operación de prensa, que en incontables ocasiones pretendieron instalar para lavar sus culpas. El juicio Once 1 tiene sentencia firme de la Cámara Federal de Casación Penal. Ya no hay hechos que esclarecer. Las responsabilidad están clavas. Pero nuevamente tenemos que salir a explicar lo que desde hace ocho años venimos diciendo: funcionarios y empresarios corruptos generaron el abandono de la línea Sarmiento, que tuvo en el 22 de febrero de 2012 su expresión más cruel y desalmada”.

“La responsabilidad de Córdoba ya fue juzgada y por sus errores está pagando tras las rejas. Pero no nos olvidamos que en sus manos tenía un tren corroído por el óxido, sin ningún sistema de seguridad, con una capacidad de frenado nula y con una estructura que en palabras de los propios gerentes de mantenimiento estaba destinado al desguace. Estamos hartos de las campañas sucias y de quienes se prestan a su difusión. Volvemos a pedirle con todo respeto a la Corte Suprema de Justicia que se expida, dejando firmes las condenas dictadas en 2015. Será la única manera de que la memoria de nuestros fallecidos no siga siendo mancillada”.