Los hospitales públicos porteños enfrentan la segunda ola y relegan la atención no esencial

Las guardias estarán activas y habrá teleconsultas. Se reforzará el trabajo en las Unidades Febriles, donde asisten sin turno personas con síntomas.

Por Juan Manuel Castro

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires dispuso que los hospitales públicos porteños dejen de dar turnos no esenciales y se enfoquen en la segunda ola de Covid-19.

Mediante una resolución fechada el 1 de abril, la administración porteña dispuso “la refuncionalización de los servicios prestados en los Hospitales Públicos”. De este modo, las camas destinadas a cirugías programadas se destinarán a pacientes con coronavirus. De todos modos, las guardias estarán activas.

“Se fortalecerá el funcionamiento de las Unidades Febriles de Urgencia (UFU)”, las cuales atienden todos los días a personas con síntomas de Covid-19 por demanda espontánea.

Noticias relacionadas

Además, se suspende el otorgamiento de turnos programados para consultas presenciales de todas las especialidades, excepto clínica médica, ginecología, obstetricia, pediatría, cirugía y traumatología general. Sí habilitan las teleconsultas (por teléfono o videollamada).

“La atención en los hospitales estará orientada a responder a las demandas especializadas y a las urgencias de la población”, dicen fuentes oficiales.

Los turnos se entregarán mediante el número telefónico 147 (opción 3). Una vez seleccionada la fecha, la confirmación llega por mail. También se aplazan las cirugías programadas, excepto las oncológicas, cardiovasculares y “aquellas que por razones médicas no sea aconsejable prorrogar”.

En cuanto a laboratorio o diagnóstico por imágenes, solo se harán extracciones, se procesarán muestras y se harán estudios con imágenes en pacientes que provengan de áreas priorizadas en el hospital y de centros de salud de áreas no cubiertas por Centros de Especialidades Médicas Ambulatorias de Referencia (CEMAR).