Los manteros de Liniers ahora venden en la avenida Nazca, en el barrio de Flores

Ocupan tres cuadras, entre la avenida Avellaneda y vías del Sarmiento.

Muchos manteros desalojados del barrio de Liniers (Comuna 9) ofrecen mercadería en la vía pública de la avenida Nazca, entre las vías del tren Sarmiento y Avellaneda, de donde fueron desalojados sus colegas de Flores (Comuna 7) en varias ocasiones.

“Acá estamos más tranquilos que en Avellaneda, allá no se puede estar. Pero nos mantenemos atentos para movernos por si llega el control”, dijo a La Nación uno de los puesteros.

Muchos utilizan puestos improvisados. Otros, para poder retirarse en caso de que haya requisas policiales, ofrecen mercadería en forma ambulante, con los productos en la mano.

Un comerciante que tiene su puesto en uno de los paseos comerciales de Nazca, dice: “El problema empezó cuando cerró Liniers. Desde entonces se llenó de manteros que venden lo mismo que yo, pero a mitad de precio. Así es imposible”. Hasta el momento, no hubo peleas entre comerciantes. “Hay bronca porque vendemos lo mismo y nos complican el negocio, pero nada más”.

Tras los operativos de la Policía de la Ciudad en Liniers, las veredas de ese barrio quedaron despejadas. Al igual que ocurrió en Once (Comuna 3), el Gobierno local inició un plan para mejorar las veredas, que estaban dañadas por la presencia de puesteros.

Varios manteros de Liniers aceptaron capacitarse y vender en los paseos comerciales en torno a Plaza Miserere (Perón y Boulogne Sur Mer e Yrigoyen y La Rioja), en Once. Hay casi 600 trabajadores de ese barrio, de Flores (desalojados de avenida Avellaneda) y de Once mismo (desalojados de avenida Pueyrredón).