Los metrodelegados hicieron paro en la Línea H porque una trabajadora fue agredida

La empleada fue violentada por una pasajera en la Estación Santa Fe. El sindicato pidió al Gobierno porteño garantizar medidas de seguridad.

Este jueves por la tarde los metrodelegados de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP) hicieron un paro en la Línea H de subtes (Hospitales, Parque Patricios – Facultad de Derecho, Recoleta) porque una trabajadora fue agredida por una pasajera en la Estación Santa Fe (Comuna 2).

“Una trabajadora guarda de la Línea H fue golpeada en su puesto de trabajo por una pasajera. Sin condiciones mínimas de seguridad, el servicio fue interrumpido y la compañera tuvo que ser asistida en la ART”, denunció la AGTSyP.

“No es la primera vez que los trabajadores sufrimos agresiones cumpliendo con nuestras tareas, aun así ni el Gobierno de la Ciudad ni la empresa SBASE (Subterráneos de Buenos Aires SE), se ocupan de tomar medidas de seguridad acordes con un servicio de transporte por donde circulan a diario más de un millón de pasajeros”, se quejó el gremio que conducen los metrodelegados.

A su vez, indicaron que “las autoridades competentes (policía, seguridad de la empresa) no se hicieron presentes después del hecho, como tampoco se previenen otras situaciones que afectan a trabajadores y usuarios, como arrebatos y hacinamiento”.

“Ante la desidia del Gobierno de la Ciudad y en resguardo de nuestra integridad física, los representantes del sindicato en la Linea H evaluaron que no había condiciones óptimas para continuar prestando el servicio durante la jornada”, finalizó la AGTSyP.

En tanto, la empresa concesionaria del subte Metrovías informó sobre este hecho: “Esta medida de fuerza es llevada a cabo, desde el mediodía, por representantes de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y el Premetro (AGTSyP) por la agresión a una guarda en estación Santa Fe, por parte de un usuario de dicha Línea”.

En medio de la huelga, Metrovías súmo: “El paro inició a las 13:12hs y de continuar afectará a más de 71.500 usuarios, aproximadamente, que no podrán utilizar el servicio y verían afectado su normal regreso a los hogares, a la vez que impediría combinar a aquellos que lo hacen con las Líneas A (Once), B (Corrientes), D (Santa Fe) y H (Humberto 1°)”.

“Lamentamos los inconvenientes que esta medida de fuerza sorpresiva provoca, a la vez que repudiamos enérgicamente  cualquier tipo de agresión hacia nuestros empleados y confiamos en que depongan la medida para poder operar el servicio con normalidad”, concluyó la empresa.