Los padres de Fernando Báez Sosa pidieron el inicio del juicio para que los culpables sean condenados

El joven vecino de Recoleta murió por el brutal ataque de una patota en Villa Gessel.

Los padres de Fernando Báez Sosa, asesinado hace un año en Villa Gesell al ser atacado a trompadas y patadas por un grupo de rugbiers a la salida de un boliche, expresaron la necesidad de que este año se lleve a cabo el juicio oral para que haya una condena a los culpables, aunque consideraron que la tristeza los acompañará “toda la vida”.

“El dolor que tenemos es para siempre, no tiene marcha atrás”, dijo esta mañana en la puerta de su casa Graciela Sosa, tras recordar el momento en el que fue a reconocer el cadáver de su hijo, tras la golpiza que sufrió durante la madrugada.

“Hace un año, a esta hora, llegábamos a Villa Gesell para reconocer el cuerpo de mi hijo”, aseguró, con lágrimas en los ojos, mientras la abrazaba su esposo, Silvino Báez.

La mujer expresó su deseo de que la Justicia ponga fecha para el inicio del juicio que tendrá a ocho rugbiers en el banquillo de los acusados.

“Deseamos que sea una justicia que condene a perpetua a los acusados. Y que éstos cumplan con la ley, que no sea que en 5 o 10 años digan que tuvieron buen comportamiento y los larguen, eso sería terrible para nosotros”, dijo Graciela.

Silvino coincidió con su mujer: “Confiamos en que se realice el juicio, creo que llegó el momento, hace un año que estamos esperando una condena. Necesitamos que la Justicia actúe y que tengamos un poquito de paz y de tranquilidad”.

“La felicidad, a nosotros, nunca va a volver”, agregó el hombre, quien consideró que el juicio será “un bálsamo de tranquilidad” porque “los culpables van a pagar, ya sea durante un juicio con jurado popular o en un juicio oral”.

Noticias relacionadas

“Confiamos en que vamos a poder hacer el juicio este año”, dijo el fiscal general de Dolores

El fiscal general de Dolores, Diego Escoda, aseguró hoy que las cámaras de seguridad que captaron el momento del ataque a Fernando Báez Sosa el año pasado en pleno centro de Villa Gesell fueron fundamentales para la investigación del caso, y expresó que intentarán avanzar en lo que falta en el expediente para que el juicio oral se realice este año.

En diálogo con el canal televisivo Todo Noticias (TN), el fiscal Escoda dijo que la investigación se pudo realizar en los plazos establecidos “a pesar de la pandemia” y afirmó que “se intentará” avanzar en la pesquisa “para que el juicio se realice este año”.

“Las cámaras de seguridad fueron fundamentales (para avanzar con la investigación) desde el primer momento cuando Fernando fue atacado hasta poder individualizar a los autores. Hubo un seguimiento (de los imputados) a través de las cámaras que permitió individualizar el domicilio donde se alojaban”, dijo el fiscal.

Además, explicó que en el marco del expediente también “hubo reconocimiento en fila de personas, pericias y otros elementos que fueron valorados” para imputarle, en esta instancia de la pesquisa, a los ocho rugbiers el crimen.

“Las filmaciones tanto publicas como privadas fueron fundamentales”, afirmo Escoda.

Con respecto a la estrategia de la defensa de los imputados, que hasta el momento aconsejó a los acusados que no declaren, el fiscal expresó que los sospechosos tienen el derecho constitucional “a prestar declaración o negarse a hacerlo, cada defensor tiene una estrategia”, aunque explicó que “pueden declarar en el juicio”.

Hasta el momento, “el status que tienen en el proceso es de inocencia, hasta que haya una sentencia condenatoria que diga lo contrario”, dijo el fiscal.