Los repartidores de aplicaciones irán a la Justicia por la flamante ley porteña que los regula

Se aprobó este jueves, durante una gran protesta en la puerta del palacio legislativo.

La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires aprobó este jueves una ley para regular a motociclistas y ciclistas que distribuyen mensajería o alimentos a escala minorista. Alcanza a los repartidores de aplicaciones, al estilo de Rappi o Glovo. Fue pese al rechazo de muchos trabajadores del sector que hicieron una protesta durante la sesión. La Asociación de Personal de Plataformas (APP Sindical) adelantó que irá a la Justicia para que “se declare la inconstitucionalidad” de un tramo de esta flamante norma.

La ley modificó los códigos de Tránsito y Transporte, de Contravenciones y el Régimen de Faltas. Se aprobó con 39 votos positivos del oficialismo Vamos Juntos, Partido Socialista, GEN, Confianza Pública, UCR-Evolución. Hubo cuatro votos negativos del Frente de Izquierda y Autodeterminación y Libertad. Los 17 legisladores del Frente de Todos se abstuvieron.

Las definiciones de la actividad y de los actores enmarcados en las nueva ley son: mensajería urbana, reparto a domicilio de sustancias alimenticias, los prestadores de esos servicios (personas humanas o jurídicas), los repartidores en motos o bicicletas y el “Operador de plataforma digital de oferta y demanda por terceros: persona humana o jurídica que opera y/o administra una plataforma digital a través de la cual terceros ofertan y demandan el servicio”, explica un resumen parlamentario.

Para prestar los servicios se deberá obtener la correspondiente habilitación en el “Registro Único de Transporte de Mensajería Urbana y/o Reparto a Domicilio de Sustancias Alimenticias” (RUTRAMUR). Los motovehículos también deberán ser registrados y tener verificación técnica.

Los repartidores deberán aprobar cursos específicos de capacitación en seguridad vial y de normativa vinculada con los servicios que presten. Los operadores de plataformas digitales deberán proveer los seguros detallados en la ley: ART, seguro de vida, de responsabilidad civil y de accidentes personales.

La ley tipifica anomalías e infracciones y cuantifica sus sanciones o puniciones. Las multas parten desde 100 unidades fijas ($ 2.140) para el repartidor o mensajero que circule sin habilitación y llegan a montos de entre 4.000 a 20.000 u.f. (desde $ 85.600 hasta $ 428.000) para operadores de plataforma digital o prestadores de servicio que organicen y realicen estas actividades sin estar registrados.

Roger Rojas, Secretario General de la Asociación de Personal de Plataformas, dijo: “La ley probada por la Legislatura está concebida para perseguir y precarizar a los trabajadores, y desregular a las empresas. El proyecto fue mejorado y se quitaron algunos requisitos discriminatorios”.

“Nos quieren exigir que pidamos un permiso de trabajo para poder hacer nuestra tarea. Vamos a recurrir a la Justicia para que se declare la inconstitucionalidad de este requisito absurdo y discriminatorio” agregó.

La APP Sindical emitió este comunicado: “La Legislatura porteña aprueba la ley que desregula a las aplicaciones de delivery. El proyecto aprobado habilita a las empresas de plataformas como “intermediarias de oferta y demanda” y las exime del cumplimiento de toda normativa laboral y tributaria”.

“Además, se crea un permiso de trabajo para los repartidores e impone duras sanciones a los trabajadores y trabajadoras que no cuenten con habilitación. Sin embargo, fueron contemplados algunos reclamos de los repartidores. Se quitaron del proyecto original algunos requisitos para los repartidores como la acreditación de la nacionalidad o residencia definitva, y la constitución de domicilio en la ciudad de Buenos Aires”.

“Además, se incluyó la obligación de entregar a los repartidores elementos de seguridad e higiene como cascos, barbijos y alcohol en gel. También se amplió la cobertura de los seguros por accidentes pero limitando su cumplimiento a las prestadoras del servicio, incluyendo solamente a los “dependientes”. Esta redacción es poco clara y se presta a confusión”.

“Estas modificaciones positivas al proyecto original presentado por el bloque de Juntos por el Cambio (Vamos Juntos) son el producto de los reclamos de los trabajadores y trabajadoras, y del diálogo mancomunado con los bloques opositores que nos escucharon”.

“La Asociación de Personal de Plataformas repudia todo hecho de violencia. Los aprietes y agresiones sólo sirven para desmovilizar a los trabajadores y trabajadoras que reclaman por sus derechos. No participamos ni participaremos de hechos que busquen atacar o disuadir a los trabajadores de expresarse libremente”, concluye el comunicado.