Masacre de Flores: Bagnato declara para evitar que liberen al asesino de su familia

El asesino pide el beneficio de la Ley de Extrañamiento, para irse a España.

Este jueves Matías Bagnato, único sobreviviente de la Masacre de Flores (Comuna 7), declarará en una audiencia donde se define si liberan al español Fructuoso Álvarez González, quien en febrero de 1994 incendió la casa de los Bagnato por una venganza financiera. Murieron sus padres, sus hermanos y un amigo.

Álvarez González fue condenado en 1995 a cadena perpetua. En 2004 fue extraditado a España y luego quedó en libertad por un error judicial y administrativo. El asesino volvió a amenazar a Bagnato y a su abuela. Fructuoso recién en 2011 regresó a la cárcel, en el país. Sin embargo, desde entonces intenta maniobras legales para recuperar la libertad. Apela ahora a la Ley de Extrañamiento, que permite a un condenado volver a su país una vez cumplida la mitad de la condena. La Sala I de la Cámara de Casación escuchará a Matías, quien busca que el asesino siga preso en Argentina.

“Tengo sensaciones encontradas”, dijo Bagnato en Radio La Red. “Es increíble, todos los años lo mismo, todos los años tengo que estar pendiente de ver qué hace la Justicia con este monstruo”. Por la ley de protección de las víctimas, sancionada en agosto del año pasado, él puede estar presente en ese proceso.

“Va a ser la primera vez que una víctima va a hablar en la Justicia ordinaria en Casación”, indicó y añadió: “Éramos invisibles en esta instancia. Después de la sanción de la ley la Cámara de Casación el jueves me va a escuchar. Me va a dar la posibilidad de poder hablarles a los jueces. Por eso tengo esas sensaciones encontradas. Por ese lado tengo la sensación de satisfacción, de decir ‘algo pudimos modificar’ y por otro lado el desastre de tener que ver otra vez a este monstruo, otra vez estar pendiente si la Justicia le entrega este beneficio”.