Mataderos: desmantelaron una fábrica de drogas sintéticas que producía 5.000 pastillas por hora

Era distribuidas en fiestas electrónicas porteñas.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires desarticuló una fábrica de drogas sintéticas, con insumos como para elaborar 5.000 pastillas por hora, se detuvo a los tres integrantes de la banda y se secuestró un arsenal, cinco motos y dos autos. Hubo allanamientos en el barrio porteño de Mataderos (Comuna 9) y la localidad bonaerense de San Isidro.

El vicejefe de Gobierno porteño a cargo del Ministerio de Justicia y Seguridad, Diego Santilli, dijo: Hay delitos que se ven y otros que no se ven, que están ocultos y requieren de una tarea de investigación muy profunda. En este caso, quiero felicitar a todo el equipo de la Policía de la Ciudad y destacar la labor en conjunto con el fiscal general Juan Mahiques, que ha hecho un trabajo extraordinario y lo viene haciendo en un montón de casos en la Ciudad de Buenos Aires”.

el fiscal General de la Ciudad, Juan Bautista Mahiques, destacó que el operativo contra la fábrica de drogas sintéticas es “producto del trabajo coordinado entre el Ministerio Público Fiscal y las Fuerzas de Seguridad, en este caso con la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, a quien quiero destacar la labor que ha hecho y también al fiscal Aníbal Brunet, que llevó adelante la investigación que terminó con este resultado”.

Noticias relacionadas

Los detenidos tenían bien definidos sus roles, ya que uno distribuía, otro fabricaba y la pareja de éste, dueña de farmacias, conseguía la materia prima para elaborar las pastillas, exponen fuentes oficiales.

La banda tenía una máquina comprimidora para darle forma a las pastillas, que eran altamente adictivas, con una capacidad para elaborar cinco mil pastillas por hora. El trabajo conjunto entre la División Precursores Químicos de la Policía de la Ciudad y el fiscal en lo Penal, Contravencional y de Faltas Aníbal Brunet, permitió una investigación que tuvo su origen en un operativo de control en los alrededores del predio Mandarine Park, el 19 de agosto del año pasado, donde fueron demorados 36 asistentes con estupefacientes para consumo, 27 de ellos con éxtasis.

Tras la consulta judicial por aquel procedimiento comenzaron las tareas de investigación que llevaron la pesquisa hasta un domicilio en Larraya al 1700, en Mataderos, comprobándose que en horas de la tarde-noche un hombre salía del domicilio en cuestión, generalmente caminando o a bordo de un Peugeot 208 blanco, y se encontraba en la zona con clientes para efectuar un “pasamanos” típico de la compraventa de droga. Luego se confirmó la identidad y el departamento que habitaba, y mediante seguimientos los policías llegaron hasta la casa que sería del proveedor, en Libertad al 1100 de San Isidro, adonde su mujer, propietaria de farmacias, aportaba las materias primas para la fabricación, aunque también los investigadores la ubicaron como vendedora de droga en ausencia de su pareja.