Menos doble fila y cruces peligrosos para mejorar la seguridad vial frente a escuelas

Hay en marcha un plan para evitar accidentes y embotellamientos. Habrá una prueba preliminar en 60 establecimientos.

La secretaría de Transporte de la Ciudad de Buenos Aires relanzó el plan “Sube y Baja”, cuya finalidad es dar seguridad en el ingreso y egreso de las escuelas porteñas. Tal como se había propuesto el año pasado, se mejorará el transporte público y la movilidad tanto peatonal como en bicicleta. Habrá una prueba piloto en 60 establecimientos.

Según fuentes oficiales, el objetivo de convocar a los colegios de las zonas con mayor problemática vehicular en el momento de entrada y salida de alumnos y trabajar en conjunto. Se estima que las pruebas preliminares se harán en Palermo (Comuna 14), Belgrano (Comuna 13) y Caballito (Comuna 6).

“A diario se concentra una gran cantidad de vehículos en las escuelas al momento de ingreso y egreso de los chicos, lo que provoca embotellamientos y cruces peligrosos, no sólo para los alumnos, sino para los vecinos que diariamente se mueven por la zona”, hacen notar en la secretaría de Transporte porteña.

“Es fundamental su compromiso para lograr el éxito de la implementación y realizar una mejora sostenida en el tiempo”, suman y puntualizan que se busca promover el ordenamiento del tránsito, garantizar la Seguridad Vial, mejorar las prácticas de convivencia y agilizar la entrada y salida de los alumnos.

El programa Sube y Baja se adapta a la dinámica, características y entorno de cada escuela, aportando soluciones específicas: ajustándose a calles internas, avenidas, paradas de transporte público.

Así lo informó el secretario de Transporte, Juan José Méndez, junto con la secretaria de Cultura Ciudadana y Función Pública, Paula Hualde; la subsecretaria de Movilidad Sustentable y Segura, Paula Bisiau; y funcionarios del Ministerio de Educación, encabezado por Soledad Acuña.