Mientras se construye el Polo Educativo María Elena Walsh, hay quejas por el dictado de clases en un galpón

La comunidad de tres instituciones educativas de la Villa 31 rechaza el traslado dispuesto por el ministerio de Educación porteño.

La comunidad de tres instituciones educativas de la Villa 31 rechaza el traslado dispuesto por el ministerio de Educación porteño.

En el marco de la integración urbana de la Villa 31 (Barrio de Retiro, Comuna 1), el Gobierno porteño dispuso la demolición del edificio donde funcionan las escuelas Infantil Nº 5, Primaria Nº 25 “Bandera Argentina” y de Educación Media Nº 6 “Padre Carlos Mugica” y, mientras se construye el Polo Educativo María Elena Walsh, las clases se dictarán en un galpón en el comienzo del nuevo ciclo lectivo.

Si bien hay consenso respecto de que las condiciones edilicias del actual establecimiento son altamente deficientes, la decisión de trasladar a los chicos a un inmueble que, al día de hoy, está en pésimas condiciones, afecta -en forma negativa, según los reclamos- a 430 chicos del jardín y 530 de la primaria. Ellos pasarán sus jornadas escolares al amparo de un galpón en desuso ubicado en Ramón Carrillo 1720, emplazado entre un depósito y una sede policial, donde funcionó una concesionaria de la firma Dietrich (propiedad de la familia del ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich).

Además del Polo Educativo, que incluirá un escuela de nivel inicial, un escuela primaria y un centro educativo para adultos, la administración encabezada por Horacio Rodríguez Larreta planea mudar allí la sede del Ministerio de Educación de la ciudad de Buenos Aires, donde trabajan más de 2.000 personas.

La distancia entre el actual y el nuevo establecimiento provisorio

Luego de varias acciones de protesta, este martes hubo una nueva manifestación contra el dictado de clases en un galpón. La legisladora porteña Lorena Pokoik, presente en el lugar, acusó a la ministra de Educación de la CABA, Soledad Acuña, y al jefe de Gobierno porteño de concebir “ciudadanos de primera y de segunda”.

“Seguimos defendiendo el derecho social a la educación de todos los habitantes de la Villa 31. No a el Galpón, si al Polo Educativo Padre Múgica”, planteó la diputada camporista.

Fuentes de la cartera educativa afirmaron al diario La Nación que “no es posible ejecutar las obras sin el traslado temporal del establecimiento, ya que los trabajos de las escuelas nuevas se desarrollarán sobre la misma superficie en la que funcionan hoy”.