Miles de personas cortaron la 9 de Julio para hacer un abrazo simbólico al ex Ministerio de Salud de la Nación

Por decisión del presidente Macri esta cartera se fusionó con Desarrollo Social y su estructura pasó a formar parte de una Secretaría.

Este miércoles pasado el mediodía miles de personas hicieron un abrazo simbólico al inmueble del ex Ministerio de Salud de la Nación, en avenida 9 de Julio y Moreno (Comuna 1), que por decisión presidencial pasó a ser una Secretaría dentro del nuevo Ministerio de Salud y Desarrollo Social, a cargo de Carolina Stanley.

A las 14 se sumará la columna #ElHambreEsUnCrimen desde el Ministerio de Agroindustria de la Nación, en Paseo Colón y Estados Unidos (San Telmo, Comuna 1), donde desde el viernes pasado hay una toma pacífica.

Participan afiliados de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y de la Unión de Personal Civil de la Nación (UPCN). También hay personalidades como la Madre de Plaza de Mayo Taty Almeida.

Hay representantes sindicales del Instituto Malbrán, del IREP, entre otras instituciones públicas de salud ubicadas en la Ciudad de Buenos Aires.

ATE Nacional informó que la presencia de miles de personas es “para decirle no a la eliminación del Ministerio de Salud, y alertan que implicaría más ajuste, menos presupuesto, despidos, cierre de programas y funciones, y que aumenten las enfermedades y muertes evitables”.

En tanto, en la plataforma Change.org hay una petición para “Devolver la categoría al Ministerio de Salud, actualmente llevado al rango de Secretaría”. La misma tiene ya casi 50.000 adhesiones.

“Consideramos que el rango de una repartición gubernamental refleja la importancia que desde la cabeza del gobierno se le otorga a las acciones que de la misma se generan, en este caso acciones relacionadas con el garantizar acceso a la atención de la Salud Pública y el mantenimiento y mejoramiento de la calidad de vida y salud de toda la población habitante de la República”, fundamentan los autores del pedido.

Casi cuarenta asociaciones médicas y ONG firman un comunicado donde indican: “Que el presidente Mauricio Macri revea su decisión, que pondrá en riesgo los mecanismos y tiempos de provisión de insumos estratégicos en forma oportuna y cantidades suficientes”.

Además, estiman que “impactará en mayor medida en la población más vulnerable desde el punto de vista social y económico”. Y dan algunas precisiones, como el impacto negativo “en políticas tales como vacunación, programas de enfermedades prevalentes (crónicas, infecciosas, otras), de salud mental, disminución de investigaciones epidemiológicas, confección de guías de asistencia”, entre otras.

En este contexto, este miércoles los directivos del Hospital Milstein (ex Francés) dependiente de PAMI, ubicado en La Rioja y Carlos Calvo (San Cristóbal, Comuna 3) pusieron en conocimiento a los trabajadores del cierre de servicios de internación y la posibilidad de cerrar el servicio de guardia ante la falta de insumos.

La delegada gremial Alicia Flores afirmó sobre el director del PAMI Sergio Cassinotti: “Juega con la vida y la salud de los adultos mayores, los principales beneficiarios de los servicios del PAMI y en particular del Milstein. El actual interventor continúa con el desguace y vaciamiento al que los diferentes gobiernos han sometido al Instituto. Para cumplir con la agenda de ajuste del FMI, desde el gobierno destruyen la salud pública; de la que dependen los sectores sociales más vulnerables”.

El dirigente gremial y trabajador de  PAMI Escucha, Jorge Núñez agregó: “La falta de presupuesto, insumos, prestaciones y personal es moneda corriente en nuestro Instituto. Ahora la situación se agrava por el ajuste general con que el gobierno ataca al conjunto del Estado”.