Miles de personas se congregaron en Liniers para una inédita celebración del día de San Cayetano

Los fieles hicieron cuadras de filas para saludar al santo, pero el templo permaneció cerrado.

Como cada 7 de agosto, miles de personas se acercaron al barrio porteño de Liniers (Comuna 9) a rezarle a San Cayetano, en su día. Se trata de una de las mayores celebraciones cristianas en el país, dado que se considera al santo como el patrono del “pan, la paz y el trabajo”.

Sin embargo, el contexto de pandemia obligó a un escenario inédito. La parroquia situada en Cuzco 150 permanece cerrada para evitar aglomeraciones, y la estatuilla con su imagen fue colocada en el atrio del templo, para que los fieles que se fueron acercando pudieran tocarlo o rezarle.

En la jornada se recibieron donaciones de parte de las personas que concurrieron a llevarle ofrendas a la figura cristiana en un gesto de agradecimiento por haber conseguido trabajo o salud, al tiempo que otros tantos se acercaron para pedir la bendición del mismo en un momento complejo en alguno de estos planos.

Télam

 

A pesar de este protocolo rígido, esta edición 2021 de San Cayetano permitió a sus devotos concurrir a la sede religiosa; el año pasado no se realizó ninguna actividad presencial, dado las restricciones vigentes en ese momento.

La celebración trascurrió en paz y sin mayores inconvenientes. A medida que avanzaba la mañana, la fila comenzó a extenderse por la calle Bynon, y fue controlada por policías de la Ciudad de Buenos Aires, agentes de tránsito y servidores del santuario portando una pechera alusiva. Hacia el mediodía, la misma superaba los 600 metros y llegaba hasta la autopista Perito Moreno, por lo que varios sacerdotes salieron a recorrer las calles para dar la bendición. Los asistentes destacaron positivamente el clima primaveral y soleado, dado que tradicionalmente deben padecer el frío cuando concurren cada 7 de agosto.

Las misas y las bendiciones se irán emitiendo en distintos horarios del día en los canales oficiales de la parroquia en Facebook y Twitter. Todos fueron pregrabados dentro del templo. A las 11 de la mañana se llevó a cabo la misa principal, impartida por el arzobispo de Buenos Aires y cardenal primado de la Argentina, Mario Poli. El religioso se acercó al mediodía a Liniers para bendecir a los fieles.