Movimientos sociales hacen una jornada con ollas populares en villas y barrios vulnerables porteños

Habrá actividad en Villa 31-31 Bis; Villa 1-11-14; Villa 21-24, Ciudad Oculta; Villa 20; Villa Soldati; La Boca; Constitución, San Telmo; Playón de Fraga, entre otros.

Movimientos sociales realizarán este jueves 18 de junio desde las 11 de la mañana una Jornada de Ollas en las villas y barrios populares de la Ciudad, bajo la consigna “Las tareas de cuidado no son reconocidas”.

Participan integrantes del Frente de Orgalizaciones en Lucha (FOL), Somos – Barrios de Pie, CTA – A, Federación de Organizaciones de Base (FOB). Habrá actividad en: Villa 31-31 Bis; Villa 1-11-14; Villa 21-24, Ciudad Oculta; Villa 20; Villa Soldati; La Boca; Constitución, San Telmo; Playón de Fraga, entre otros. “Hasta que nuestro reclamo sea escuchado, realizaremos ollas populares todos los jueves en más de 20 villas y barrios populares porteños”, dijeron a futuro.

En un comunicado dijeron: “La emergencia sanitaria y la profunda crisis económica y social se recrudece y golpea con mayor fuerza en las villas de emergencia y barrios populares de la Ciudad. En este contexto, los problemas estructurales históricos quedan al descubierto y la vulneración de los derechos más básicos de los sectores populares es moneda corriente. ¿Cómo se explica, que si las villas somos el 10% de la población de la Ciudad, representemos 1 de cada 2 casos de Covid-19? Más de 6000 casos después, y lamentando el fallecimiento de numerosxs referentes sociales, el Gobierno de la Ciudad nos sigue tratando como ciudadanxs de segunda. No es novedad el crecimiento exponencial de casos y la expansión de la pandemia en cada uno de los barrios, como tampoco es novedad que los comedores y merenderos que día a día levantamos las organizaciones populares estemos desbordadas. Y ello no es casualidad. Es parte de un modelo de Ciudad estructuralmente desigual, en donde hace 13 años gobernó el macrismo, de un modelo de Ciudad que siendo la más rica del país día a día crece la pobreza, la desocupación y el hambre, de un modelo de Ciudad en donde los negociados inmobiliarios y el enriquecimiento de unos pocos significa que hoy la mayoría de nuestras villas no están urbanizadas y que lxs trabajadorxs tengamos cada vez menos ingresos”.

“Somos las organizaciones sociales quienes sostenemos, a través del abnegado trabajo de las Promotoras de Salud, la detección de posibles casos de Covid-19. Somos quienes garantizamos, los alimentos y elementos de limpieza e higiene para las familias aisladas, y quienes garantizamos las tareas de difusión y prevención. En palabras del propio Ministerio de Salud porteño, quienes acercamos un 70% de las personas a los Operativos Detectar.
Somos nosotras, a través del trabajo de las Promotoras de Género, quienes acompañamos a cada compañera y a cada vecina antes las situaciones de violencia machista que se recrudece en contexto de aislamiento por vernos obligadas a vivir encerradas con los agresores”.

“Somos quienes a través del trabajo diario de las compañeras en los comedores y merenderos populares nos rompemos el lomo para que a nadie le falte un plato de comida, quienes estamos todos los días, quienes estiramos la olla para poder llegar a más vecinos y vecinas que diariamente peregrinan por un plato de comida. Somos quienes durante años pretendieron invisibilizar a quienes durante años se estigmatizó, y somos hoy quienes estamos trabajando y militando sin descanso para que la situación no sea peor de lo que actualmente es. Por eso, exigimos un Fondo de Emergencia urgente, con fondos públicos aportados por los sectores más ricos de la Ciudad, para reconocer el trabajo no pago de miles de compañeras, para realizar las obras que nos permitan acceder al agua potable, para re-urbanizar las Villas. Porque si algo sabemos es que el virus no distingue entre ricos y pobres pero la desidia del Estado si”.