Murió Eduardo Cicchino, el joven apuñalado en San Telmo por festejar un triunfo de Boca

Tenía 26 años y había sido atacado en un bar durante el partido de su equipo frente a Nacional de Montevideo por la Copa Libertadores.

Eduardo Cicchino, el joven de 26 años que había sido apuñalado el 19 de mayo en el corazón en un bar San Telmo por festejar la victoria de Boca frente a Nacional de Montevideo por penales en el marco de la Copa Libertadores, murió tras permanecer internado en el Hospital Argerich en grave estado desde entonces.

Días atrás, el joven estudiante de ingeniería industrial había sufrido cinco paros cardíacos desde que estaba internado, según había explicado su padre. “Está vivo de casualidad porque pasó por una operación muy dura y los procesos de paros”, había dicho.

El hecho ocurrió en el bar “Seddon”, ubicado en la esquina de Chile y Defensa, el jueves 19 de mayo a la noche, donde Cicchino y un grupo de amigos, al salir de la Universidad Católica Argentina (UCA) -donde estudian- fueron a ver el partido en el que Boca eliminó a Nacional de Montevideo.

Fuentes policiales explicaron que el conflicto se inició cuando desde la mesa donde estaban Cicchino y sus amigos gritaron el gol del empate 1 a 1, donde según los testimonios de los amigos era todo alegría.

Según los investigadores, por los testimonios de los testigos, el agresor se molestó por el festejo y comenzó a quejarse y a insultar a los hinchas de Boca, pero el incidente no pasó de un intercambio de palabras.

Cuando ya terminado el partido en el que el equipo xeneixe eliminó por penales a los uruguayos, Cicchino y dos amigos salieron a la calle y el hombre siguió con las provocaciones contra los simpatizantes de Boca.

Los jóvenes le pidieron que dejara de insultarlos y en ese momento, el agresor sacó un cuchillo y le aplicó una puñalada en el tórax a Cicchino, quien cayó herido en la vereda.

“Eduardo no soportó la última operación que le hicieron ayer (miércoles) en el corazón y falleció hoy a las 8 de la mañana”, dijo Nora Mazzini, actual pareja del padre de Cicchino, a la agencia estatal de noticias Télam.

Por el hecho fue detenido y acusado de “tentativa de homicidio” Gustavo Olivera, de 52 años, que ahora enfrenta una pena de entre 8 y 25 años de prisión por “homicidio simple”, informaron fuentes judiciales.