Murió una embarazada que se había atendido en el Hospital Fernández y piden explicaciones sobre lo ocurrido

María Rosa Lencina vivía en el Barrio Padre Carlos Múgica. La legisladora Victoria Montenegro presentó un pedido de informes en la Legislatura porteña.

En las últimas horas se hizo público que María Rosa Lencina, una vecina embarazada del Barrio 31 de Retiro, murió luego de atenderse en el Hospital Fernández (Comuna 14). Su familia denuncia abandono de persona y la legisladora Victoria Montenegro (Frente de Todos) presentó un pedido de informes sobre lo ocurrido.

“Indique qué tipo de atención recibió María Rosa el día viernes 24 de julio por la mañana en ambulancia con fuerte dolor abdominal y vómitos; cuál fue la respuesta del SAME del día sábado 25 de julio por la mañana, ante el llamado de la familia de María Rosa Lencina ante la continuidad del fuerte dolor abdominal; detalle qué tipo de atención recibió María Rosa Lencina en el Hospital General de Agudos Bernardino Rivadavia, el día sábado 25 de julio; detalle que tipo de atención neonatológica recibió la niña que nació ese día, y cuál es la causa del deceso que se indica en el libro de partos”, sostiene parte del pedido de información.

María Rosa Lencina, vecina del Barrio Padre Carlos Múgica – Villa 31, de 27 años y embarazada de 38 semanas falleció el día sábado 25 de julio de 2020, luego de haber concurrido a atenderse al Hospital General de Agudos Dr. Juan A. Fernández debido al malestar que sentía por un fuerte dolor abdominal y vómitos que resultaba preocupante dado su embarazo avanzado y falleciendo en el Hospital Rivadavia al día siguiente. María Rosa había cursado un embarazo perfectamente sano indica su familia, habiéndose realizado todos los controles correspondientes, algunos en el Hospital Fernández y otros en el CeSAC 21 según correspondiera, introduce la fundamentación del pedido de Montenegro.

“En el Hospital Fernández ella y los familiares que la acompañaron recibieron tratos discriminatorios debido a su lugar de residencia en el Barrio Padre Carlos Mugica. Desde el ingreso mismo al Hospital, su tía relata que fueron “marcadas” como peligrosas, porque como venían “de la villa” todos/as tenían COVID. No se le quería permitir la utilización del ascensor para subir al cuarto piso, donde se encuentra el servicio de obstetricia, y solo pudieron acceder a esto por la presión de sus familiares. María Rosa estuvo todo el día sentada en una silla, en un pasillo del Hospital, sin acceso a comida y agua, y sobre todo sin el cuidado sanitario que se requiere en la situación actual. Al finalizar la revisación que duró varias horas, le dijeron que aún no estaba en trabajo de parto y “se quejaba de maricona”, a pesar de la continuidad del dolor. El trato fue permanentemente discriminatorio, violento y expulsivo de parte de quienes debían velar por la salud de María Rosa y su bebé”.

“Al día siguiente, en horas de la mañana y ya en su casa, María Rosa seguía con fuertes dolores, sin apetito ni fuerzas, y su familia decidió llamar nuevamente al SAME. El servicio de emergencias se negó a ir a buscarla, indicando que todos los servicios estaban disponibles para casos de COVID19, y que debía trasladarse por sus propios medios al Hospital más próximo. Cerca de las 11hs del día sábado, María Rosa llega al Hospital Rivadavia, junto con su familia que logró trasladarla en una camioneta. Allí estuvo varias horas. Pasadas las 13hs, le comunican a la tía de María Rosa que tanto ella como su bebé habían fallecido, y que no había podido hacerse nada, a pesar de los intentos médicos de salvarla. Ni ella ni su bebé pudieron sobrevivir a la discriminación”.

“Exigimos que se esclarezca de forma urgente, las circunstancias del fallecimiento de María Rosa Lencina. Insistimos en la necesidad de una política pública que fomente la inclusión y la igualdad, erradicando toda forma de discriminación. Hoy la discriminación y la desigualdad se llevó la vida de una vecina del Barrio Padre Mujica y su bebé”, concluye la legisladora.