Nerdopalooza, lugar de encuentro de geeks y coleccionistas

Esta feria de Colegiales cumplió un año. Sus encuentros son con entrada libre y gratuita.

Hace un año varios feriantes y emprendedores crearon Nerdopalooza, una feria de entrada gratuita en el barrio de Colegiales (Comuna 13). Entre sus mesas, cada dos meses, uno puede dar con chocolates con la forma del Family Game; tablas de cocina con emblemas de El Señor de los Anillos; muñecos personalizados hechos con impresora 3D; toneladas de remeras, tazas y prendedores.

Ciudad de la Paz al 502 es una antigua casa de techos altos, recovecos y un R2 – D2 que da la bienvenida en el zaguán. Al lado de este célebre androide de la Guerra de las Galaxias empiezan las mesas donde los puesteros ofrecen todo tipo de mercadería relacionada con la cultura pop.

“Empezó como un showroom de cuatro marcas que buscábamos un lugar para que la gente pase a buscar pedidos. Con el tiempo creció en público y en puestos. Hoy somos 20 emprendimientos”, nos cuenta Liz, una de las fundadoras de Nerdopalooza.

La exposición se extiende más de cinco horas. En ese tiempo hay un variopinto de asistentes de todas las edades y gustos. “Vienen parejas de 40 años con los nenes, adolescentes, parejas; es súper variada la concurrencia. Es porque esto es una gran familia nerd”, agrega Liz y también destaca que la gente del barrio se interesa por esta feria: “Cuando ven el cartel nuestro en la puerta se acercan, pasan la tarde acá. Hay adultos mayores que vienen con los nietos, tal vez no conocen de series o películas, pero la feria en sí misma les encanta”.

Para los feriantes, Nerdopalooza implica intercambiar experiencias tanto con el público como con otros colegas. Rocío es dibujante. Creó Chan Chan, un “mundo de cerditos en un montón de productos”. Hace homenajes a personajes icónicos del séptimo arte como Harry Potter o La Sirenita en calcomanías, agendas, cuadros y remeras. Asegura que el clima que se vive en cada feria “es agradable, un ambiente familiar, muy de amigos”.

De modo similar opina Rocío, una de las fundadoras de Pride and Joy, un emprendimiento de remeras, almohadones, camperas y muñecos de trapo. Sobre esta feria de Colegiales, asegura: “Somos todos amigos entre los stands. Está bueno trabajar con gente que es igual que uno, que la viene peleando, de abajo. Está bueno el compañerismo. El público es muy de nicho, ya sabe lo que viene a buscar”.

Por caso, Pride and Joy es licenciataria en el país para vender productos originales de la serie Game of Thrones, de las más populares del momento. Rocío nos cuenta que todo empezó con un mail. “Fuimos cararrotas”, asegura, pero el resultado valió la pena: “Lo que producimos es oficial de la serie. Para el coleccionista es una gran diferencia”.

Estos son algunos ejemplos sobre el trabajo de estos emprendedores, quienes dan una vuelta de tuerca al ambiente geek para hacer productos atractivos. El plus está en el factor humano, en la garra puesta para montar esta feria de acceso libre para vecinos y fanáticos de la cultura pop.