Nuevas reglas, viejas leyes: en qué casos los niños deben viajar en sillas de seguridad

El Gobierno nacional actualizó la reglamentación vigente. En la Ciudad la Ley es aún más exigente.

El Gobierno nacional actualizó la reglamentación vigente. En la Ciudad la Ley es aún más exigente.

El Gobierno nacional reglamentó artículos de la ley nacional de tránsito N° 24.449 (1994). Estableció que los menores de 10 años o hasta 30 kilos de peso deberán viajar con una silla reglamentaria en el asiento trasero de los vehículos. Por una ley porteña, en la Ciudad de Buenos Aires esa obligación es hasta los 12 años o 1,5 metros de altura.

La medida modifica el artículo 40 de la ley nacional y establece dentro de los requisitos para circular que “los menores de diez (10) años deben viajar sujetos al asiento trasero, con el Sistema de Retención Infantil homologado al efecto, en relación a su peso y tamaño”.

Este artículo establece: “Los ciclomotores no pueden llevar carga ni pasajeros con un peso superior a cuarenta kilogramos (40 kg) y los pasajeros siempre deben viajar con casco reglamentario”. “El casco deberá contar con la identificación de dominio del motovehículo, adherida en letras y números reflectantes, sin que coincida con el color de fondo del casco”, suma al respecto.

De todos modos, la Ley porteña N° 5.294 aclara que el resguardo es para menores de 12 años o quienes midan menos de 1,50 metros. En este caso se “debe utilizar el sistema o dispositivo de retención infantil correspondiente a su peso y/o altura debidamente homologado”.

Ciudad pide que cumpla los requisitos establecidos en las normas IRAM 3680-1 y 3680-2 (Argentina); FMVSS213 (Estados Unidos); UNECER44/04(Unión Europea); AS/NZS 1754 (Australia y Nueva Zelanda); INMETRONBR 14.400 (Brasil).

Una de estas sillas cuesta entre $4.000 y $5.000. Suelen estar homologadas de acuerdo con la norma europea, estadounidense o brasileña.

Los especialistas en el rubro afirman que estas sillas reducen en un 80% la mortalidad durante siniestros viales. Además, previenen un 90% las lesiones en el momento de una colisión.

Sin embargo, advierten que hay problemas recurrentes a la hora de fijarlas. Por desconocimiento, apuro o incompatibilidad con el modelo de auto, se las coloca de una forma en que no quedan adheridas como deberían para poder resguardar al menor en caso de producirse un accidente de tránsito.

A nivel porteño, la Federación Internacional del Automóvil (FIA Región IV) detectó que cuatro de cada 10 sillas para transportar niños no cumplen con lo que pide la citada Ley N° 5.294. A esta conclusión se llegó luego de analizar 10 marcas comercializadoras del sistema de Retención Infantil (SRI) por los propios especialistas de la FIA en Latinoamérica.

En 2017, según datos de la ONG Luchemos por la Vida, hubo 7.213 muertes por inseguridad vial. El 6% de las víctimas eran menores de nueve años.