Ocho personas van a la cárcel por vender droga en boliches de Palermo

Habían pedido 15 años, pero al final estarán privados de su libertad entre tres y ocho años.

El Tribunal Oral Federal Nº1 condenó a penas de entre tres y ocho años y seis meses de prisión a ocho personas por vender drogas en boliches de Palermo (Comuna 14). Los jueces ordenaron el decomiso de varios vehículos, máquina para producir pastillas, máquina contadora de dinero, termoselladora, balanzas, celulares, armas de fuego, y dinero en efectivo.

La fiscal general Gabriela Baigún, a cargo de la Fiscalía General Nº3 ante los Tribunales Orales Federales había requerido penas de hasta 15 años de cárcel, por lo que interpondrá recurso de casación.

A uno de los imputados el tribunal le impuso la pena máxima de ocho años y seis meses de prisión, que unificada con una condena que ya tenía por contrabando, fue condenado a una pena única de doce años  y una multa de $18.000. A los restantes siete imputados las multas varían entre $12.000 y  $15.000.

El tribunal condenó a los ocho acusados por el delito de tráfico de estupefaciente, salvo el caso uno a quien se le impuso el delito de tenencia simple de estupefacientes de 230 pastillas de éxtasis.

La causa se inició en agosto de 2014, con una denuncia anónima realizada por un padre ante la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal Argentina (PFA), que daba cuenta que una mujer, de nombre Virginia, le habría vendido pastillas a un menor en el boliche “Mandarine” o “Crobar”, en el barrio de Palermo. Así se le dio intervención a la División Precursores Químicos y Drogas Emergentes de la mencionada superintendencia para que lleve a cabo las tareas investigativas.