Ordenaron allanar la Casa de las Madres de Plaza de Mayo

Desde la entidad de derechos humanos afirman que es una maniobra del “partido judicial” y cuestionan que se haya hecho durante feria judicial.

Desde la entidad de derechos humanos afirman que es una maniobra del “partido judicial” y cuestionan que se haya hecho durante feria judicial.

A dos días de que termine la feria judicial, el Poder Judicial ordenó allanar la Casa de las Madres de Plaza de Mayo, ubicada en la calle Hipólito Yrigoyen 1584 (Monserrat, Comuna 1). Esta acción es por orden del juez de feria Javier Cosentino en el marco de la causa que investiga la quiebra de la Fundación de Madres de Plaza de Mayo.

“Un nuevo capítulo del plan de persecución a las Madres. Habilitaron la feria judicial de manera ilegal y sin fundamento, con intervención del Ejecutivo y sin notificar a las Madres. Esto viola manifiestamente las garantías constitucionales”, expresaron en la entidad de derechos humanos.

“A dos días del fin de la feria la connivencia del Ejecutivo y el Partido Judicial se evidencia una vez más. Para realizar un trámite nombran nuevo síndico y escribano sin notificar a las Madres lo que representa una violación de las garantías constitucionales”, sumaron.

El escrito que presentaron ante los responsables de Hipólito Yrigoyen 1584 llama a realizar un “inventario sobre la totalidad de los bienes existentes en dicho inmueble, debiendo designarse nuevo depositario judicial a la persona que se halle en el domicilio”.

“Si al momento de realizar la diligencia, la sindicatura advirtiese algún tipo de riesgo en la conservación de los bienes inventariados, quedan facultados para proceder a la inmediata clausura del inmueble y/o sectores donde estos se encuentren depositado, fijando las correspondientes fajas, debiendo designar nuevo depositario judicial”, agrega el texto.

Más tarde, en declaraciones a la prensa, Hebe de Bonafini dijo que “preferiría estar hablando de los despidos, de que nos está rematando el país Macri. Sin embargo tengo que estar hablándole de esto porque es nuestro y lo tengo que cuidar”.

En junio del año pasado, el juez Fernando Perillo decretó la quiebra de la Fundación Madres de Plaza de Mayo ante la “insuficiencia de fondos” para pagarle $123.678 al empleado Miguel Angel Ortiz Benítez. Fue despedido y no recibió indemnización.