Palermo: echaron de un restaurante a una nena con TGD porque estaba con su perro de asistencia

La madre hizo el descargo en redes sociales y dijo que esta situación de discriminación es cotidiana. Desde el local gastronómico pidieron disculpas.

En el restaurante “Rey del Vino” de Palermo (Comuna 14) echaron a una nena de ocho años que utiliza un perro de asistencia por padecer Sindrome de West o Espasmos Infantiles y Trastorno Generalizado del Desarrollo (TGD). La menor estaba con su madre y sus tres hermanos.

La madre, Laura Fernandez Lugli, hizo público lo ocurrido a través de un posteo en Facebook y denuncia discriminación. “Ellos son perros de asistencia para personas discapacitadas. En este caso mi hija, con Síndrome de West Y TGD. Ayudame a concientizar para que no nos nieguen más la entrada a lugares con nuestros hijos o familiares o en primera persona”, introdujo Fernandez Lugli.

En la página oficial del restaurante la madre escribió: “Impresentables. Les mostré el carnet. Todo. Es oficial. Los comensales se enojaron con la deplorable actitud. Hay una Ley 26.858. El encargado o el dueño me echó. Andate. Delante de mis hijos. La verdad nos arruinó la noche. Llamé a la policía, hice la denuncia por discriminación. Violó los derechos del menor y discapacidad, más la utilización de perro lazarillo. Son una basura”.

La mujer se quejó y dijo que es una situación cotidiana: “Dando explicaciones innecesarias. Es desgastarte. Esto lamentablemente nos sucede a diario. Pidiendo por favor si nos dejan entrar ¿A dónde van todos? Nuestros hijos, amigos y familia. Al cine, súper, restoranes, locales, etc.
Son muy pocos los que no nos dejan pasar. Los menos diría. Y como verán, se comportan como tal. Son Impecables Inofensivos, etc”.

En la cuenta oficial del “Rey del Vino” en Facebook escribieron una disculpa: “Estamos al tanto y nos entristecen los lamentables hechos ocurridos en nuestro local en el día de ayer viernes por la noche. Desde el Rey nos importa que cada uno de nuestros clientes y amigos se sientan bienvenidos, a gusto y como en casa”.

“Ya estamos tomando las medidas pertinentes con cada uno de los integrantes de nuestro personal para que esto, así como ningún otro hecho lamentable vuelva a repetirse. Vamos a ponernos en contacto con la familia de Lola para hacerles llegar nuestras más sinceras disculpas y ponernos a disposición. Y nos comprometemos a trabajar a diario para fortalecer nuestros valores y filosofía como restaurante”, concluyeron.