Palermo: volvieron al puente de Juan B. Justo las pegatinas con frases inspiradoras

Ahora se puede leer la leyenda “Somos responsables de lo que vemos”.

Ahora se puede leer la leyenda “Somos responsables de lo que vemos”.

Esta semana los vecinos de Palermo (Comuna 14) y automovilistas que utilizan a diario la avenida Córdoba volvieron a ver una pegatina con frase inspiradora sobre el puente de la avenida Juan B. Justo. “Somos responsables de lo que vemos”, es el nuevo mensaje, fijado en letras blancas con fondo negro.

“Nadie tiene que perder”, “Hoy me levanto sin razón” o “Los obstáculos no son nada excepto nuestros propios pensamientos” son otras de las históricas leyendas plasmadas en este concurrido paso vehicular porteño.

Según se supo con los años, quien está detrás de esta intervención artística callejera es Oscar Brahim. Durante muchos años fue chofer de taxi y logró ganarse un lugar dentro del mundo del arte callejero.

“Si la policía o alguien me preguntaba qué hacía les decía que era alumno de Bellas Artes y que tenía que hacer este trabajo para sacarme una nota”, dijo hace dos años Brahim.

“Una vez pasé por debajo del puente de Córdoba y vi a unos pibes pegando afiches del Partido Obrero. No era tan peligroso. Me hice hacer el abecedario en Helvética Gold con cierto tamaño y escala y, con un cartón grueso, armé las letras blancas. Justo lo habían agarrado al padre Grassi. Y cuando le conté a mi compañera que iba a escribir ‘Necesito niños’ en el puente, me dijo que me iban a meter preso. Yo le respondí que iba a ser como una solicitada anónima y que estaba hablando del niño interno. Fui de día, con dos amigos, y pegué la frase con engrudo”, repasó en Ofrendas Urbanas sobre el puente de Juan B. Justo.

“Un día me hice pasar por periodista para ver qué decían los vecinos. Una mujer que vivía en un 5° piso y veía las frases desde su ventana me dijo que todas las mañanas se encontraba con una diferente. Y yo las cambiaba cada 30 días. Decían cualquier cosa y yo me divertía”, sumó.

Su primera intervención callejera fue en 1997, cuando iba al taller del artista Elenio Pico. Descubrió la técnica del collage. Un día se topó con el afiche de una telenovela con Rodolfo Bebán y no pudo evitar pegarle pedazos de brazos.

Otra vez, frente al Monumental (Núñez, Comuna 13), encontró una publicidad de ropa interior con una Valeria Mazza gigante: “Arranqué parte por parte y me la llevé. La puse en un paredón del cementerio de la Chacarita, con unas cucarachas enormes que saqué de una publicidad de Raid. Las publicidades pasaron a ser ventanas en las cuales yo quería mostrar y mostrarme”.