Para evitar contagios de coronavirus, aíslan a 1.090 ciudadanos porteños en 15 hoteles

Ya pasaron 6.355 personas por 23 hoteles habilitados en dos tipos modalidades repatriados del exterior y residentes infectados.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires informa que hay en el presente 1.090 ciudadanos porteños residiendo en 15 hoteles capitalinos. Es para aislar a personas contagiadas de coronavirus. Ya pasaron 6.355 personas por 23 hoteles habilitados en dos tipos modalidades repatriados del exterior y residentes infectados.

Fuentes oficiales señalan que el 75% de los infectados no lo saben ni lo sospechan, son los llamados asintomáticos y, según la tasa de contagio mundial, podrían contagiar, en caso de no aislarse, al menos a cuatro personas cada uno.

“La pandemia nos desafió a todos, hoy no importa cual es tu cargo o función, nuestra tarea es cumplir los lineamientos que define Fernán Quirós, Ministro de Salud, junto con su equipo, para el trabajo en los hoteles y estar al servicio de los vecinos para evitar la propagación del virus en la Ciudad”, afirmó Facundo Carrillo, secretario de Atención Ciudadana, en relató: “Sabemos que por cada paciente con covid-19 que estamos cuidando evitamos muchos contagios y le damos tiempo y espacio al sistema público de salud para enfocar todos sus recursos en los casos más complejos”.

“Tuvimos que aprender rápido y haciendo; no había tiempo para perder, conocer la historia de cada persona es un llamado a comprender la importancia que tiene que todos respetemos el aislamiento, hay situaciones en las que otras personas no tuvieron elección, no podemos bajar los brazos, esta es una situación histórica que nos exige seguir haciendo nuestro máximo esfuerzo”, concluyó Carrillo.

Noticias relacionadas

Una comunicación oficial de su área pone de ejemplo el caso de Nora Waldhorn, de la Laboulaye provincia de Córdoba y de 61 años. Llegó a Buenos Aires el 20 de marzo desde Uruguay en el barco que transportaba a un pasajero infectado. “Nos llevaron al hotel Panamericano, estuve desde el 20 a la madrugada hasta el 30 de marzo que me trajeron acá”. Nora viajó con una amiga a Uruguay y jamás se imaginó un regreso televisado, a una semana de su arribo al hotel Escorial Nora cuenta que le hicieron el primer test que dio positiva al covid-19.

“El 28 de marzo nos hicieron los test a mí y a mi amiga, a mí el 30 de marzo me dio positivo y a mi amiga le dio negativo. Mi amiga se volvió, y yo vine al escorial que es donde estoy ahora”. “Yo te digo la verdad, me han tratado muy bien, lo que he necesitado siempre lo he tenido, lo que está al alcance de ellos (los voluntarios) por supuesto, El desayuno nos lo traen ocho o ocho y media, una cosa así, te golpean la puerta y vos te levantas entrás tu desayuno. El almuerzo igual, tipo 12.30, la merienda tipo 17.30 a la tarde y la cena tipo ocho y media, entre las ocho y las nueve digamos, muy buena la comida, muy buena”.

Nora cuenta que cuando ingresó le preguntaron si tenía alguna condición especial, si era diabética, hipertensa, para saber qué podía comer, ella respondió que no tenía ninguna restricción:”Yo les dije nada que ver, de hecho me engorde unos cuantos kilos, porque estuve sin hacer nada, me ofrecieron jabón, shampoo, pero igual como yo venía de viaje ya tenía todo eso. Las toallas y las sábanas las cambian, todo bien”. El 5 de abril, a dos semanas de estar en la Ciudad, Nora se realizó el segundo test y le volvió a dar positivo, sin embargo cuenta que casi no tuvo síntomas:” yo el único síntoma que tuve fue perdida del gusto y el olfato, no tuve nunca fiebre, nunca dolor de cabeza, nunca malestar general, nunca tuve esa tos seca que yo le escuchaba acá a la gente que tosía, para nada. O sea, lo mío fue dentro de todo muy leve”.

Respecto de la atención médica, Nora cuenta cómo es el protocolo de atención y seguimiento de pacientes: “Dos veces por día te llaman, yo me tengo que tomar la fiebre, acá me dejaron un termómetro digital y, tanto a la mañana como en la noche tenés que reportar la temperatura, yo nunca tuve fiebre nunca pase de 36. En mi caso como nunca tuve síntomas no hizo falta que vengan a mi habitación, yo no lo precisé”.