Para evitar el contacto con manifestantes, Rodríguez Larreta no fue a la inauguración del nuevo Metrobús

El jefe de Gobierno porteño había anunciado su presencia pero ante distintas protestas, no estuvo presente en la inauguración del sexto Metrobús de la ciudad de Buenos Aires.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires inauguró hoy, sin la anunciada presencia de Horacio Rodríguez Larreta, el Metrobus San Martín, que conecta la Avenida General Paz con el corazón de la Capital y mejorará la calidad de vida de 70 mil personas al reducir en más de un 20 por ciento el tiempo de viaje diario.

Se trata del sexto corredor de la Red de Metrobus de la Ciudad cuenta con 5,8 kilómetros de extensión y 12 estaciones, revitaliza los barrios de Villa Crespo, Villa General Mitre, Paternal, Villa del Parque, Agronomía y Villa Devoto, y conecta 11 líneas de colectivos.

El Metrobus San Martín enlaza el límite noroeste con el corazón de la Ciudad, promoviendo la combinación entre los viajes en colectivo de la avenida San Martín y el Metrobus Juan B. Justo, al tiempo que facilita la combinación con el Ferrocarril Urquiza.

La traza conecta puntos importantes de la Ciudad como la avenida General Paz, las facultades de Agronomía y Veterinaria de la UBA, el Hospital Roffo y el Club Comunicaciones, entre otros.

Además, es el primer corredor en integrar Intervenciones Peatonales, que representan un 113 por ciento de espacio ganado a favor del peatón, para que moverse por la Ciudad sea cada vez más seguro.

Actualmente, con seis corredores funcionando, la Red de Metrobus de la Ciudad alcanza los 56,3 kilómetros de extensión y un impacto en la calidad de la experiencia de viaje de más de 1 millón de personas todos los días.

Tres protestas

Al menos tres grupos de vecinos irrumpieron en el acto e incluso cortaron el tránsito sobre la avenida San Martín durante unos minutos.

Pedían la recuperación de la ex Liga Israelita, un centro de salud en La Paternal.

Además, integrantes del cine-teatro Taricco, construido en la década del ’20, exigía la reapertura de ese espacio.

Finalmente, una agrupación de cartoneros denunciaba que habían sido dejados sin trabajo por el Gobierno porteño.