Parque Patricios: el Hospital Garrahan inaugura el Centro de Vacunación público más grande del país

Tendrá 256 metros cuadrados en Brasil y Pichincha. Vacunarán a niños, embarazadas y familiares de pacientes pediátricos. Buscan aplicar 100.000 dosis al año.

El Hospital Garrahan del barrio porteño de Parque Patricios (Comuna 4) inauguró un Centro de Vacunación abierto a la comunidad en Brasil y Pichincha. Estará abierto al público desde la semana próxima de 8 a 16. Será uno de los vacunatorios públicos más grande de Argentina.

Tiene 256 metros cuadrados y un ingreso independiente del hospital de la avenida Brasil. “La decisión fue crear un espacio amigable para los chicos que se vienen a vacunar, con un acceso más seguro. Muchas veces en el hospital un chico sano o una embarazada coincide con chicos que tienen patologías o están inmunosuprimidos. Eso pone en riesgo tanto al chico enfermo como al sano. Por eso, la necesidad de generar este espacio dentro del predio del hospital, pero con acceso desde la calle, con áreas específicas para chicos inmunosuprimidos y con consultorios médicos que puedan evaluar si esa vacuna es para ese chico”, le explicó a PERFIL Carlos Kambourian, presidente del Hospital Garrahan.

Por año allí aplican más de 52.000 dosis de vacunas. Con el nuevo centro estiman que llegarán a 75.000 o 100.000.

El Centro contará con personal altamente capacitado para el manejo de vacunas para niños sanos o con enfermedades de base. Asistirán a embarazadas y a familiares de pacientes.

En el área pública habrá seis boxes para vacunar equipados con todo lo necesario, dos baños, espacios para cambiadores; además de una sala de espera.

“El proyecto de este centro se hizo urgente con la incorporación de nuevas vacunas al Calendario. De 30 mil dosis que aplicábamos por año, ahora se dan más de 52 mil. Por otro lado, está la apertura a la comunidad: si bien adultos no es nuestro target especifico, sí queremos tener a las mamás embarazadas. Este centro tiene más boxes de vacunación, tiene una actualización en toda la parte de control y monitoreo de las vacunas y su cadena de frio para mejorar la seguridad y, además, más personal”, sostuvo Rosa Bologna, jefe del servicio de Epidemiología e Infectología del Garrahan.