Perpetua a policía de la Ciudad que fusiló a un joven en Barracas

Es la primera condena a un efectivo de la fuerza porteña. El hecho ocurrió el 15 de julio de 2017.

Este martes el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 1 condenó a cadena perpetua a Adrián Otero, efectivo de la Policía de la Ciudad, por haber fusilado a Cristian Toledo, de 24 años, el 15 de julio de 2017 en el barrio de Barracas. El joven vivía en la Villa 21 – 24 (Comuna 4).

Desde la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI) celebraron la condena y resaltaron que se trata “del primer juicio por gatillo fácil a la Policía de la Ciudad”.

El hecho ocurrió en la esquina de Vélez Sarsfield y Alvarado, Barracas. Toledo iba en auto junto a dos amigos. Volvían de bailar. Tuvieron una discusión de tránsito con el policía. El efectivo los persiguió y luego fusiló al joven. Gatilló ocho veces su arma reglamentaria Browning 9mm.

En el juicio, Otero se defendió y dijo que actuó en legítima defensa. Adujo que intentaron robarle. Sin embargo, las pericias y testigos demostraron que no fue así.

“Otero fue en todo momento consciente de su conducta. Desde el momento en que el Paragüita (Toledo) subió al auto de Daniel, disparó en varias ocasiones hacia los tres jóvenes y tuvo tiempo y plena atención al acto que realizaba. Llegó incluso a cambiar el cargador de su arma reglamentaria y siguió disparando, con la clara intención de terminar con sus vidas”, señaló a Cosecha Roja la abogada por la querella y militante de CORREPI Micaela Corzo.

Apenas ocurrido el hecho, la Red de Organizaciones Contra la Violencia Institucional de Villa 21-24 emitió este comunicado: “Denunciamos este nuevo caso de gatillo fácil, uno más en la Argentina donde cada 25 horas las fuerzas represivas del Estado se cobran una vida inocente. Una vez más tenemos que ver cómo acusan a las víctimas de la violencia policial en lugar de investigar a los verdaderos responsables. En este caso, la versión oficial inventó un robo para hacerlo parecer legítima defensa cuando hay pruebas de sobra que indican que se trató de un hecho de naturaleza totalmente distinta”.