Pese a la protesta de vecinos, la planta de tratamiento de residuos en Saavedra es ley

Este jueves se aprobó la segunda lectura para fijar el Complejo Ambiental Norte en Holmberg, Arias y Goyeneche. En el verano habían empezado obras en el terreno.

Este jueves la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires aprobó la segunda lectura de un proyecto de ley para rezonificar el predio de Holmberg, Arias y Goyeneche y así avalar la instalación de una planta recicladora llamada Complejo Ambiental Norte (Saavedra, Comuna 12), donde se tratarán 10 toneladas de elementos obtenidos en los Puntos Verdes de la zona norte porteña. Trabajarán 120 recicladores urbanos. Los vecinos, como en asambleas barriales y durante la audiencia pública, expresaron su descontento desde las gradas. En el verano habían empezado obras en el lugar sin cartel de obra.

La norma modifica el Distrito de Zonificación U34 desafectando del mismo al predio delimitado por las calles Holmberg, Deheza, avenida Parque Roberto Goyeneche y Arias en la Comuna 12, para afectarlo al Distrito de Zonificación E4 – Equipamiento Especial “Higiene Urbana”. De esta manera se instalará una planta de tratamiento denominada Centro de separación de RSU Secos Semi-automatizado.

Además, incorpora la nueva definición al a los tipos de uso del Código de Planeamiento Urbano de la Ciudad de Buenos Aires que “considera Centro de separación de RSU Secos Semi-Automatizado a aquél edificio e instalación que posea una línea automática o semi-automática completa para la recepción, separación y preparación de residuos sólidos urbanos secos provenientes de la recolección diferenciada, para su posterior utilización en el mercado secundario como insumo para nuevos procesos productivos”.

Por otra parte, se incorporan especificaciones respecto a la superficie mínima destinada a este uso (“2.000 a 1.500 m2 siempre que la parcela permita el ingreso y egreso vehicular a calles diferentes”), 80% de ocupación del suelo exceptuando a los playones de maniobras y estacionamientos descubiertos y que “las edificaciones no sobrepasarán la altura máxima de 12 m. y un plano límite horizontal a 15 m ambos medidos desde la cota de parcela. Por encima del plano límite determinado podrán sobresalir antenas para uso exclusivo del inmueble, pararrayos y conductos, balizamientos cuando sean exigidos por autoridad técnica competente, chimeneas y parapetos de azoteas. Los predios ocupados por las instalaciones no podrán ser subdivididos catastralmente”. Respecto al diseño “se establece la obligación de parquizar las áreas libres de instalaciones y edificios, incluyéndose los estacionamientos a cielo abierto”.

La ley obtuvo aprobación inicial el 3 de mayo pasado y fue publicada en el Boletín Oficial de la Ciudad de Buenos Aires Nº 5376 del 18 de ese mes. Y el 13 de julio se realizó la Audiencia Pública. El pasado viernes 3 la Comisión asesora de Planeamiento Urbano que preside la diputada Victoria Roldán Méndez (Vamos Juntos) había firmado el despacho favorable.

Roldán Méndez como miembro informante propuso este jueves en el recinto un agregado al artículo segundo del proyecto y destacó que la planta se ubica en un lugar de comunicación estratégica ya que “actualmente los residuos de las Comunas 12, 13, 14 y 15 deben ser trasladados a la Comuna 4, lo que genera un costo económico alto”. También señaló que la tecnología a utilizar posibilitará una separación más rápida y eficiente de materiales secos sin olores ni ruidos y, en este sentido aclaró que “está en trámite el estudio de impacto ambiental”. En tercer lugar, respecto a los recuperadores urbanos apuntó que “mejorarán las condiciones de higiene y su capacidad de recolección”.

Siguiendo la misma línea argumental el presidente del bloque oficialista, diputado Agustín Forchieri (Vamos Juntos) ilustró que “la Ciudad logró una reducción del orden del 50 por ciento y en los ocho Centros Verdes que están instalados actualmente, reciclan cada uno seis toneladas diarias en tanto esta nueva planta tratará diez toneladas por hora”.

En tanto, desde la oposición se manifestó el apoyo a la demanda de los vecinos de mayor espacio verde, hubo críticas porque se empezaron las obras sin que hubiera aprobación legislativa y se advirtió que no habrá beneficios para los recicladores quienes fueron calificados como “trabajadores precarizados”.

El vecino José Olivo, uno de los miembros activos de la asamblea Vecinos X Saavedra que se opuso desde el comienzo, expresó: “Los legisladores que hoy votaron afirmativamente el cambio de zonificación para la instalación de una planta de reciclado en una plaza, serán responsables por La muertes que generan las inundaciones en nuestro barrio”.

De modo similar la asamblea de vecinos por la Manzana 66 señalaron: “Lamentamos la aprobación de la planta de reciclado en el barrio de Saavedra, en la Legislatura se quiso llevar la disputa de vecinos que reclaman un espacio verde contra los recicladores y no es así, los vecinos plantearon las alternativas para la reubicación de esta planta y no fueron escuchados, fueron sacados del recinto por mostrar un cartel o el corte de micrófonos cuando los vecinos gritan, esta Legislatura representa a los partidos y no a los vecinos, tratan que los reclamos no salgan”.

El terreno fue expropiado para hacer la Ex AU 3. Fue un depósito y luego alojó vagones de subte. Una vez que se vendió el material rodante Ciudad avanzó para hacer obras en el predio este verano, pero los vecinos impulsaron reclamos para frenarlo.

La norma finalmente resultó sancionada con 38 votos afirmativos, 7 negativos (cuatro de Evolución, Autodeterminación y Libertad, Partido Obrero en el Frente de Izquierda y de los Trabajadores) y 11 abstenciones (Unidad Ciudadana, GEN, PTS en el Frente de Izquierda y dos del Bloque Peronista).