Piden ayuda habitacional para la joven venezolana que fue víctima de un violador en Once

La familia de Milagros -quien fue drogada por el dueño de un local de ropa al que había a trabajar- corre riesgo de quedar en la calle, por lo que se busca la posibilidad de que puedan alquilar sin garantía propietaria.

Milagros, la joven venezolana violada en un local de ropas en Once durante el mes de enero, corre riesgo de quedar en situación de calle junto a su familia. Por ello, activistas de la asociación “Madres del Dolor” iniciaron una campaña para pedir colaboraciones, con el objetivo de que puedan conseguir un nuevo alquiler sin garantía, requisito que no están en condiciones de cumplir.

“Luego de conseguir ayuda para alquilar, Milagros y su familia abandonaron el hotel cedido por el gobierno. Confiando que consiguieron el lugar, pagaron por adelantado 3 meses, pero luego de instalarse, quien les alquiló, les advirtió que los dueños de la propiedad no querían que queden, aduciendo que son 4 personas”, denunció Isabel Yaconis, de “Madres del Dolor”.

“Hoy mas que nunca, necesitan un lugar. Están en condiciones de pagarlo gracias a la asistencia de una empresa y la ayuda habitacional oficial, pero no tienen garantía”, prosiguió. Por eso, desde la organización invitaron a acercar ayuda “si sabés de un lugar donde se pueda alquilar sin pagar garantía”. En el caso de tenerla, llamaron a comunicarse al celular 1162335000.

Pedido Once

Noticias relacionadas

Milagros y su familia no tienen mayores requisitos para conseguir su nuevo hogar, más que el costo del alquiler no supere el subsidio otorgado por la Ciudad de Buenos Aires. “No importa el barrio, siempre que no se aleje mucho del Hospital de Clínicas, dónde el Jefe de Familia, sigue internado en una situación muy grave”, aseguró Isabel Yaconis en sus redes sociales.

“Su mamá sigue abocada al cuidado de su papá, y sus hermanos menores de 14 y 15 años esperan tener domicilio fijo para arrancar la escuela. No pueden quedar en la calle”, exhortó la presidenta de la organización. Asimismo, comentó que la víctima del caso de abuso sexual “comenzó la universidad hace un mes con gran esfuerzo, y es la mejor alumna de la carrera”.

Milagros, de 18 años, fue violada el 23 de enero en un local de la calle Paso al 600, en Once. Allí había sido convocada por Irineo Garzón Martínez para tener una entrevista laboral y comenzar a trabajar como vendedora en la tienda “Garzón”. Poco después de comenzar, fue drogada y abusada por el hombre. Ella alcanzó a comentar la situación a sus familiares y pedirles ayuda, y ellos se acercaron junto con la Policía para rescatarla.

Garzón, de 35 años, fue detenido, y aguarda por el juicio oral. La causa la sigue la jueza de instrucción Karina Zucconi.