Piden la libertad del joven detenido hace un mes en Villa Lugano por tener hojas de coca

La Campaña Nacional Migrar No Es Delito y su familia aseguran que José Luis Zurita Delgadillo está “privado de su libertad por el uso de un legítimo derecho como es la práctica de sus tradiciones culturales”. Las hojas eran para el festejo de la Virgen de Urkupiña.

La Campaña Nacional Migrar No Es Delito pide la libertad de José Luis Zurita Delgadillo, un joven de 28 años detenido hace más de un mes en Villa Lugano (Comuna 8) por personal policial del Departamento de Prevención Barrial de la Policía de la Ciudad por tener hojas de coca para una ceremonia de la Virgen de Urkupiña. Este lunes a las 11.30 se iba a hacer una conferencia de prensa en SERPAJ (Servicio de Paz y Justicia), ubicado en Piedras 730 (Comuna 1).

“Sorprende la descripción del material incautado como material estupefaciente cuando la hoja de coca en sí misma nada tiene que ver con el encuadre de la propia definición de la palabra y mucho menos encontrándose dicha sustancia excluida de la ley de drogas”, afirmó Federico Ravina, abogado defensor de Zurita Delgadillo en declaraciones a Ámbito.

Asimismo, remarcó que “ellos (por la familia) continúan con sus costumbres, prácticas y rituales en relación a la planta sagrada Mamá Coca, que los provee de hojas de coca, que nada tiene que ver con estupefaciente o droga ilegal alguna”.

“Quiero hacer hincapié en el error en que incurre el juez de grado que está privando de su libertad a una persona inocente por hacer nada más y nada menos que el uso de un legítimo derecho como es la práctica de sus tradiciones culturales, que nada tiene que ver con el flagelo de la droga que padece no solo este país sino el mundo entero”, destacó.

La familia de José Luis promueve la campaña “La Hoja de Coca No es Droga” y asegura en un comunicado: “José Luis Zurita Delgadillo, se encuentra sufriendo privación ilegal de la libertad desde el 25 de agosto próximo pasado, imputado de un delito que la misma ley excluye la tipicidad del mismo, en la cárcel federal de máxima seguridad de Marcos Paz, por la tenencia de hojas de coca. Sus padres son de nacionalidad Boliviana, todos sus hijos son Argentinos, José Luis tiene 28 años, es estudiante universitario, cursando actualmente el 3er año de la carrera de Ingenieria Civil en la Universidad Nacional de La Plata”.

“Nunca tuvo problema legal alguno, mucho menos de índole penal. De más está decir, que hasta el comienzo de ésta pesadilla, el 25 de agosto del presente año, nunca nadie de su familia había pisado una unidad penitenciaria. Sus padres son feriantes de toda la vida y gracias a esa labor, pudieron progresar. A medida que sus hijos fueron creciendo comenzaron a colaborar en el trabajo familiar, pero intentando nunca dejar de estudiar, sabiendo que esta es la principal herramienta del progreso”, añaden.

“Como tantas veces, y, en vísperas del acercamiento de las festividades bolivianas, su madre le pide a su hijo que la acompañe a comprar hojas de coca en su estado natural, a los fines de compartirlas en dichas festividades y en la feria como comúnmente se acostumbra. Concurrieron en el coche familiar, que lo compraron con el esfuerzo de toda la familia, y lo pusieron a nombre de su hijo José Luis. Cuando cargaban la mercadería en el vehículo, personal policial le pide identificación y requisar la mercadería que acababan de comprar. El personal policial, comienza hacer consultas telefónicas y ante la afirmación de José Luis de que lo que estaban comprando no constituía delito alguno, cambian bruscamente la actitud y lo detienen, esto sucedió un día sábado”, alertan.