Piden prohibir golosinas y snacks alrededor de las cajas registradoras de los supermercados

Los legisladores porteños que impulsan la medida argumentan que es para reducir el consumo de grasas saturadas y azúcares.

Legisladores del oficialismo Vamos Juntos presentaron un proyecto de ley para prohibir la exhibición y venta de golosinas, snacks y otros alimentos con alto contenido de azúcares o grasas saturadas en las proximidades de las cajas registradoras de los supermercados.

Esta propuesta de ley también llama a no exhibir golosinas y otros alimentos cerca de las puertas de acceso. Deberán estar en góndolas superiores a los 1,30 metros.

La Dirección General de Defensa y Protección al Consumidor (DGDYPC) de la Ciudad de Buenos Aires se encargará de hacer cumplir estos lineamientos. En caso de haber incumplimientos, se apelará a las Leyes Nacionales de Defensa del Consumidor (Ley 24.240) y de Lealtad Comercial (Ley 22.802).

Los legisladores porteños Guillermo Suárez, Gastón Blanchetiere, Paola Michielotto y Hernán Reyes sostienen que “a través del marketing, los supermercados e hipermercados organizan las góndolas de snacks y golosinas de manera tal que se genera psicológicamente en el consumidor ciertos  hábitos de consumo, y que particularmente estén ubicados a una altura visible para niños ya que son éstos quienes con más frecuencia se tientan a la hora de consumir este tipo de productos”.

“Es menester que aquellos alimentos no nutritivos estén solamente al alcance de los adultos”, resaltan y afirman que el proyecto de ley “tiene en cuenta a la población infantil con celiaquía, diabetes y dislipemias, ya que los niños no tienen la capacidad de discernir cuáles son los alimentos saludables y los que no”.

Las grasas trans o saturadas producen “daño al sistema cardiovascular, aumentando el colesterol, y así el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares como infartos o ACV, que son de las primeras causas de muerte del mundo”, alertan.

Los fundamentos añaden que Argentina tiene la segunda tasa más alta de sobrepeso en menores de cinco años de Latinoamérica y el Caribe, con un 9,9% según el Panorama de Seguridad Alimentaria y Nutricional elaborado recientemente por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En 2007 había un 25% de niños con sobrepeso, pero en 2012 ya había un 29%. “Es menester que exista una legislación para que se pueda reducir esa tendencia creciente y que a largo plazo estos niños y adolescentes puedan gozar de una mayor calidad de vida”, concluyen los legisladores.