Pondrán en valor la fachada del Mercado del Progreso

Los trabajos se extenderán durante medio año y se invertirán hasta $12.000.000.

El Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad de Buenos Aires hizo un llamado a licitación pública para poner en valor la fachada del Mercado del Progreso del barrio porteño de Caballito (Rivadavia y Del Barco Centenera, Comuna 6).

Según informa la Licitación Pública Nº 616/SIGAF/18, aparecida este miércoles en el Boletín Oficial porteño, hay un presupuesto oficial de hasta $12.157.285.

El 11 de enero se hará la apertura de ofertas y se sabrá el nombre de la empresa adjudicada. En tanto, se precisó que los trabajos se extenderán, en principio, seis meses.

El mercado fue declarado Sitio de Interés Cultural en 2001 por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Consta en la actualidad de 17 negocios ubicados hacia el exterior y 174 puestos interiores distribuidos en una superficie de 3600 metros cuadrados.

En cuanto a la fachada, la página oficial del Gobierno porteño reseña que en la década de 1920 se la reforma, incorporándose ornamentaciones estilo Art Decó, de moda en esa época, un reloj y el nombre del mercado: “Este frente se combina armoniosamente con elementos clasicistas sobre el frontis de la calle Del Barco Centenera”.

El 9 de noviembre de 1889 se inauguró el Mercado construido por la Sociedad de Progreso de Caballito, ubicado en la calle Rivadavia esquina Silva (hoy Barco Centenera), frente a las casas de Ocantos y al lado de un edificio en ruinas, explica el sitio oficial del Mercado.

El local fue bendecido por el Padre de Flores, padre De vita, y contó con dos bandas de música que acompañaron el acto, que culminó con una reunión social en el hotel Roma. La reunión contó con los puesteros, vecinos, autoridades y personajes como el doctor Enrique Quintana. El Mercado del Progreso fue poblado por trabajadores en su mayoría inmigrantes, y abastecía principalmente a los barrios de Almagro, Caballito y Flores.

“Hubo modificaciones arquitectónicas introducidas a lo largo del tiempo y por los distintos propietarios, pero que no han afectado mayormente la estructura original del mercado. Ello lo convierte en testimonio histórico y referencia auténtica del Barrio de Caballito”, resaltan fuentes porteñas.