Por la pandemia, cerraron 500 salones de fiestas porteños y algunos no pueden devolver las señas

Una agrupación que los nuclea realizó una protesta frente al Congreso de la Nación, en reclamo de soluciones para el sector.

Salones y Multiespacios Autoconvocados (SYMA) se constituyó para denunciar la crisis que atraviesa el sector. Informa que en la Ciudad de Buenos Aires había más de 700 salones y tras la extensión de la pandemia quedan 275. Realizaron una protesta frente al Congreso de la Nación, en Entre Ríos y Rivadavia, para pedir una solución gubernamental.

Alfredo Mico, dueño de un pelotero en Caballito (Comuna 6) y vocero de SYMA, expuso: “No sabíamos ni que teníamos que hacer, no sabíamos si cortar una calle. Teníamos vergüenza, pero ya no damos más. Somos todas pymes y cada vez son más los que desaparecen. Más de 500 cerraron en CABA, porque ya no pueden pagar el alquiler, los impuestos y servicios. Hay mucha gente detrás de cada salón cerrado, más de 250.000 personas entre animadores, catering, cotillón, magos, decoradores, maquilladores, entre otros”.

El vocero explicó a BAE Negocios: “En el caso de los peloteros, las fiestas se organizan con un mes de anticipación. Además, no podemos vender fiestas en cuotas porque no sabemos que pasará y no queremos sumar más deudas. En mi caso pedí un crédito de $150.000 y lo tengo que empezar a pagar con el local cerrado, estamos pidiendo que nos den una prórroga”.

”Nos asesoramos con abogados y las señas no se devuelven. Si podemos ofrecer reprogramar la fiesta, mantener el porcentaje de seña para cuando podamos reabrir, acordamos que si necesitan lo pueden pasar a otra persona amiga o familiar. No se trata de mala voluntad, lo que pasa es que no podemos devolver las señas”.

“Nos unificaron a los servicios gastronómicos pero sólo podemos revender productos, no podemos cocinar ni producir nada. Hay que sacar un permiso en la Comuna. El problema es que no tenemos para invertir, el Gobierno de CABA nos prometió un subsidio y luego nos dijo que no. Ningún salón se reconvirtió en bar, previo a esta medida, un salón se reinventó y ofrece comida vegana”, agregó.