Por la peatonalización de avenida Corrientes, el ruido en horas de la noche bajó hasta cinco decibeles

Lo cotejó la Dirección General de Evaluación Ambiental del Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la CABA.

A cuatro meses de la peatonalización entre Callao y Carlos Pellegrini, los niveles de ruido bajaron cinco decibeles durante la noche sobre la avenida Corrientes, informó la Dirección General de Evaluación Ambiental del Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad de Buenos Aires.

Fuentes oficiales estudiaron los decibeles que había en la franja de 19 a 2 de la madrugada antes de que hubieran concluido las obras y, después, repitieron la evaluación con los carriles exclusivos para peatones ya habilitados. Las mediciones se hicieron por un lapso de siete días, sin interrupciones, consigna Clarín. Permitieron verificar una disminución del ruido del orden de los cinco decibeles.

“En las ciudades el nivel de ruido siempre tiende a bajar por la noche, por una menor circulación de vehículos. Pero, según los números analizados, la peatonalización hizo que esa merma se acentúe aún más, por lo que en forma general mejoraron los niveles de ruido”, analizó Silvia Cabeza, titular de la Asociación Civil Oír Mejor.

El caso del tramo peatonal de Corrientes, en el barrio porteño de San Nicolás (Comuna 1) se suma a otras experiencias impulsadas por el Gobierno porteño para reducir ruidos.

Señaló sobre la intervención acústica en Viaductos Carranza/Libertador: “Aplicando paneles con material fonoabsorbente en las paredes interiores de los túneles, observando reducciones de hasta 3,9 dB durante el día y hasta 4,6 dB durante la noche”.

Sobre la repavimentación de la avenida Alberdi en zona de empedrado que iniciaba en San Pedrito, en Mataderos (Comuna 9), señaló: “Con mezclas asfálticas tradicionales. Se obtuvieron reducciones del orden de los 7 dB en período diurno y de los 4 dB en período nocturno”.

Sobre la repavimentación con Asfalto Fonoabsorbente en la avenida Vélez Sarsfield de Barracas (Comuna 4) se dijo: “Se obtuvieron reducciones de ruido de 2,1 dB tanto para el período diurno como para el nocturno”.

El Gobierno porteño en abril divulgó el Mapa de Ruido, donde la mayoría de las calles y avenidas registran tanto de noche como de día mediciones superiores a 60-65 dB, el límite recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).