Por un fallo judicial, en el Sanatorio Otamendi suministraron dióxido de cloro a un paciente grave con Covid-19

Hay preocupación en el sector médico porque este tratamiento no cuenta con la aprobación de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT). También se le aplicó ibuprofenato de sodio en nebulizaciones

El Juez Federal Subrogante Javier Pico Terrero, del Juzgado Civil y Comercial Federal N° 7, hizo lugar a un amparo y ordenó que en el Sanatorio Otamendi del barrio de Recoleta (Comuna 2) se le suministre a un paciente grave con Covid-19 un tratamiento a base de dióxido de cloro intravenoso, una sustancia no autorizada por ninguna autoridad sanitaria, e ibuprofenato de sodio en nebulizaciones.

El hombre internado se llama Jorge García Rúa. El hijo de su esposa, fallecida por coronavirus, José María Lorenzo, hizo el pedido en la Justicia, en base a las indicaciones del médico del paciente. El sanatorio apeló la medida, pero debió garantizar el tratamiento.

A pesar de que la Sociedad Argentina de Infectología (SAI) y la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) alertaron en reiteradas oportunidades sobre la peligrosidad del dióxido de cloro, en medio de la feria judicial, al considerar que “la cobertura de los tratamientos indicados no ocasionaría un grave perjuicio para la demandada, pero evita, en cambio, el agravamiento de las condiciones de vida de la actora”.

El tratamiento para García Rúa, que “presenta COVID-19 grave con compromiso pulmonar severo” y “con saturación de hemoglobina que se encuentra en descenso”, fue prescripto el día 7 de enero de 2021 por su médico, el doctor Dante Converti: un neurocirujano que no forma parte del staff del Otamendi y que, en las últimas horas, ya se ocupó de suministrarle las dosis correspondientes. Además, Pico Terrero dictaminó que el sanatorio porteño deberá “garantizar la implementación de los tratamientos prescriptos por su médico tratante”, consigna Infobae.

Este domingo, al conocerse la noticia, varios médicos de forma autoconvocada llamaron a hacer una protesta frente a la institución ubicada en la calle Azcuénaga 870. Temen que este fallo siente un precedente nocivo no solo en casos sobre Covid-19, sino en otras enfermedades en general.

Por su parte, el presidente de la Sociedad Argentina de Infectología, Omar Sued, sostuvo: “Hemos visto muchos casos de muertes por intoxicación de dióxido de cloro y estamos muy preocupados por esta situación. Antes de tomar estas decisiones, los jueces tienen que asesorarse con Sociedades Científicas. La Sociedad Argentina de Infectología pone a disposición a todos sus miembros para poder asesorar a los jueces para que toman decisiones basadas en evidencia”.