Presentan un proyecto para crear un “corredor verde” en toda la traza porteña de avenida del Libertador

La iniciativa propone plantar especies nativas a lo largo de más de 10 kilómetros.

Legisladores del Frente de Todos presentaron un proyecto para crear un “corredor verde” en toda la traza de la avenida del Libertador dentro del territorio de la Ciudad de Buenos Aires. El mismo propone plantar árboles nativos con el fin de disminuir el efecto de “isla de calor” que provoca el asfalto, y ayudar para la mitigación del cambio climático.

El proyecto fue encuadrado en el expediente 1887-D-2021 y fue girado a la comisión de “Protección y uso del espacio público” de la Legislatura. Lleva la firma de Laura Velasco, Matías Barroetaveña, Lucía Cámpora, Ofelia Fernández, Victoria Montenegro y Cecilia Segura. El mismo insta a crear un cantero central de 2 metros de ancho, a lo largo de los 10,8 kilómetros que la avenida ocupa en el suelo porteño, en el que se plantarán las especies autóctonas “que desarrollen altura con una separación entre ejemplares determinada por el tipo de desarrollo de su copa y máxima frondosidad”. Los mismos ser cuidados y revisados cada 30 días por especialistas en paisajismo.

Los firmantes proponen que el corredor verde lleve el nombre de “Nadia Echazú”, en homenaje a la pionera del activismo trans en la Argentina. La militante creó la Organización de Travestis y Transexuales de Argentina (OTTRA) y participó en las principales luchas del colectivo en los años 90. Murió el 18 de julio de 2004 en la Ciudad de Buenos Aires.

El objetivo de la iniciativa se basa en la cuestión climática. La disminución del fenómeno de la “Isla de Calor”, característico en las ciudades por la acumulación de la energía solar en el asfalto, hace que la temperatura no descienda lo suficiente en la noche. Con la llegada masiva de árboles, los diputados porteños afirman que sería posible disminuir esta situación justamente en la superficie asfaltada más importante que tiene la ciudad, en una traza que comienza en av. Ramos Mejía, Retiro, y finaliza en la avenida General Paz (Núñez), pasando por Recoleta y Palermo.

El proyecto tiene un argumento vinculado al Código Urbanístico. Sostienen los legisladores que las plazas y parques adyacentes a Libertador, consideradas “Urbanización Parque”, llegan hasta el centro de la calzada de la avenida, lo que corresponde que sea una superficie verde. Asimismo, lo enmarcan en el plano legal, al citar que la la Ley 3871, de Adaptación y Mitigación al Cambio Climático, sancionada en 2011 por la Legislatura, llama al Ejecutivo a proyectar “políticas de estado en materia de adaptación y mitigación del cambio climático para las generaciones presentes y futuras”, dentro de las que estaría esta idea.

Desde el último tiempo, ha tomado fuerza la propuesta de organizaciones ecologistas de avanzar con la creación de corredores verdes en Buenos Aires. Por caso, uno de los últimos se elaboró cuando se lanzó el Paseo del Bajo, en el centro porteño. En los considerandos, el proyecto presentado por los legisladores del Frente de Todos hicieron foco en las ventajas que ofrecería contar con un espacio verde de este tipo.

“Primero, capturará dióxido de carbono del ambiente reduciendo la emisión a la atmósfera uno de los principales gases de efecto invernadero, y además, bajará en varios grados centígrados la temperatura en las adyacencias de la avenida, requiriendo menos energía para el funcionamiento de los equipos de aire acondicionado instalados en la viviendas y oficinas. A su vez nos permitirá anticiparnos al incremento de la temperatura previsto para nuestra Ciudad en los próximos años, tomando medidas para disminuirlo, así como la retención del agua de lluvia evitando la saturación de los desagotes pluviales y la inundación de la avenida, gracias al follaje”, destacaron.