Primera reunión en la Legislatura porteña para modificar el Plan Urbano Ambiental

Es una de las normas más importantes con respecto al tejido urbano de la CABA.

Este martes se hizo de forma online la primera reunión para trabajar en la actualización del Plan Urbano Ambiental (PUA). Se habló de movilidad y transporte en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

Participaron representantes de municipios del AMBA, de la Defensoría del Pueblo porteña, académicos, funcionarios, miembros del Consejo del Plan Urbano Ambienta (COPUA). Estuvo el vicepresidente primero de la Legislatura, Agustín Forchieri, y la presidenta de la Comisión parlamentaria de Planeamiento Urbano, Victoria Roldán Méndez.

Fuentes oficiales señalan que el objetivo central del Plan Urbano Ambiental (que se desprende de la Ley porteña Nº 71) es el de servir de instrumento técnico-político de gobierno para la identificación e implementación de las principales estrategias de ordenamiento y mejoramiento territorial y ambiental de Buenos Aires.

“Este deberá contener vías de acción con los siguientes objetivos: a- Mejorar la calidad de vida de la población; b- Promover un desarrollo más equilibrado y equitativo de la ciudad; c- Generar oportunidades de consenso y compromiso institucionalizando mecanismos de concertación de políticas urbanas con los distintos sectores de la sociedad; d- Promover y hacer más eficientes, en términos sociales, ambientales, urbanísticos y económicos, las inversiones tanto del estado como del sector privado; e- Instrumentar una eficiente coordinación entre las áreas gubernamentales de la ciudad y el resto de las jurisdicciones de la región metropolitana, tendiente a una gestión de carácter integral; f- Tender a que todos los habitantes de la ciudad tengan acceso a disponer de aire, agua y alimentos, química y bacteriológicamente seguros, a circular y habitar en áreas libres de residuos, de contaminación visual y sonora y ambientalmente sanas, al uso y goce de espacios verdes y abiertos; g- Preservar el patrimonio cultural, arquitectónico y ambiental”.

El primer PUA es de 2000, se lo actualizó en 2004 y la última versión es de 2006. “Su propósito es constituir el soporte del proceso de planeamiento y gestión de la Ciudad, a partir de la materialización de consensos sociales sobre los rasgos más significativos de la ciudad deseada. El punto de partida es la ciudad concreta, sus valores y sus problemas, tanto a nivel del propio ambiente urbano, como de los grupos y actores sociales que la construyen, habitan y usan, gozando sus cualidades y padeciendo sus deficiencias. El objetivo que se persigue es ir transformando a esa ciudad real, tal que dé respuesta, cada vez más acabada, al Derecho a la Ciudad que tiene todos sus habitantes. El camino a recorrer implica la necesidad de acordar diagnósticos, formular estrategias de desarrollo y marcar los cursos de acción que guíen al accionar público y privado, tanto en relación a los grandes proyectos como a las paulatinas modificaciones que van haciendo a la ciudad”, destaca la última versión.

El CPUA tiene 21 miembros, nueve de ellos de la Legislatura porteña. Fueron designados el mes pasado.