Prisión efectiva para un vecino de Villa Soldati por violar la cuarentena y resistirse a su detención

La condena se definió en un juicio abreviado. Estuvo alojado en el penal de Marcos Paz, en la actualidad cumple arresto domiciliario y podrá acceder a una “libertad asistida”, a pedido de la defensa.

Un vecino de Villa Soldati (Comuna 8) fue condenado a siete meses de prisión de efectivo cumplimiento por haber violado el aislamiento social haciendo una fiesta en la vía pública y por haberse resistido a su detención. Estuvo detenido en el penal de Marcos Paz, así que el resto de la pena lo transitará con libertad asistida, informaron fuentes judiciales.

La jueza María Eugenia Capucchetti -a cargo del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N°5- homologó el acuerdo de juicio abreviado y condenó a esta persona, de profesión remisero. Fue en línea con lo solicitado por el titular de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N°7, Ramiro González.

Asimismo, a pedido de la defensa pública oficial, el imputado -que estuvo alojado en el Complejo Penitenciario Federal II de Marcos Paz y se encuentra en arresto domiciliario- cumplirá el resto de la condena bajo el régimen de libertad asistida, consigna el sitio oficial de los fiscales del Ministerio Público Fiscal de la Nación (MPF).

Esta persona fue arrestada en la madrugada del 1 de mayo de este año. Pese a la vigencia del aislamiento social, estaba con un grupo de personas haciendo una fiesta en la vía pública dentro del barrio “La Veredita” de Villa Soldati.

Frente a la situación, personal de la Comisaría Vecinal 8 B de la Policía de la Ciudad llegó al lugar y les dio la orden de cesar el encuentro. Sin embargo, el imputado y el resto de los presentes los ignoraron, por lo que se solicitaron refuerzos. Ante esto, el hombre intentó darse a la fuga en su automóvil, tras intentar embestir a uno de los oficiales, para luego forcejear con otros uniformados y huir del lugar.

Finalmente, minutos después de los hechos, el imputado se presentó junto a una mujer en la Comisaría, donde quedó detenido, a disposición de las autoridades judiciales.

En su requerimiento del pasado 8 de julio, el fiscal federal Ramiro González le imputó al hombre los delitos de violación de las medidas contra epidemias, previstos en el artículo 205 del Código Penal, y resistencia a la autoridad, al tiempo que solicitó que se lo condenara a la pena de 7 meses de prisión de cumplimiento efectivo y costas.

Por su parte, el defensor oficial Hernán Silva solicitó que se le otorgara al imputado la libertad asistida, por cuanto este permanecía con arresto domiciliario luego de estar detenido en el Complejo Penitenciario Federal II de Marcos Paz ininterrumpidamente desde el pasado 1° de mayo hasta principios de agosto, lo que satisfacía el requisito temporal de encierro para acceder a tal instituto, ya que sólo le restaban tres meses para el agotamiento de la pena pactada. Agregó que el imputado posee arraigo familiar, que ha cumplido los reglamentos carcelarios, presenta buena conducta y no tiene sanciones disciplinarias, en línea con las disposiciones del artículo 54 de la Ley 24.660 de Ejecución de la Pena Privativa de Libertad.

La jueza Capucchetti resolvió homologar el acuerdo de juicio abreviado en los términos solicitados por la fiscalía y la defensa, por lo que el imputado fue condenado a la pena de siete meses de prisión, y cumplirá el periodo de tiempo que le resta bajo el régimen de libertad asistida.