Promulgan la Ley porteña para promover la donación de plasma

La misma declara de Interés Sanitario de la Ciudad a la donación de plasma de pacientes recuperados de COVID-19 para fines de investigación y para ser usado como potencial agente terapéutico en el tratamiento de esta enfermedad.

Este viernes por medio del Decreto N.° 284/20 el Poder Ejecutivo de la Ciudad de Buenos Aires promulgó la Ley N.° 6313 que declara “de Interés Sanitario de la CABA a la donación de plasma de pacientes recuperados de COVID-19 para fines de investigación y para ser usado como potencial agente terapéutico en el tratamiento de esta enfermedad”.

La aprobación de la norma ocurrió el 16 de julio. Fue consensuada entre todos los bloques de la Legislatura porteña.

Implica que el Gobierno porteño deberá desarrollar “acciones para promover y apoyar los ensayos clínicos que tengan por objeto evaluar la seguridad y eficacia del uso del plasma de pacientes recuperados, como así también otras investigaciones clínicas sobre COVID-19, fortaleciendo las áreas de promoción y gestión de la investigación en salud para la red pública de la Ciudad”, exponen fuentes parlamentarias.

El Ministerio de Salud de la CABA deberá arbitrar los medios para reglamentar un régimen de acceso al plasma para los efectores de salud (hospitales y equivalentes) pertenecientes al Gobierno de la CABA, “a los fines de armonizar criterios de inclusión y exclusión, modalidad de administración, dosis, control y distribución de las unidades de plasma sanguíneo donados”.

La ley estipula que se “deberá llevar a cabo una campaña de difusión por medios masivos y redes de comunicación para brindar información adecuada a toda la población sobre la donación de plasma sanguíneo, en relación a procedimientos, metodología, derechos y riesgos posibles”.

Se puede donar plasma en los hospitales Alvarez, Argerich, Durand, Fernández y Muñiz. Esta semana se hizo la primera donación en el Hospital Pirovano.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires realiza una campaña para lograr que los pacientes recuperados donen plasma. Hasta el 6 de agosto, había 23.182 residentes porteños con alta de COVID-19.

Fuentes del Gobierno porteño indican: “El Ministerio de Salud de la Ciudad participa del Ensayo Clínico Nacional para evaluar la efectividad del tratamiento de transfusión de plasma a pacientes con complicaciones a causa de la infección por COVID-19. En la actualidad, la investigación se desarrolla en el área metropolitana y no está demostrado fehacientemente la seguridad y eficacia del tratamiento”.

“Las personas recuperadas de COVID-19 poseen en el plasma de su sangre anticuerpos que podrían beneficiar a quienes están cursando la enfermedad. A través de su donación solidaria, podemos continuar con el ensayo clínico y de esta manera ofrecer una posible nueva alternativa para el tratamiento del Coronavirus”.

Pueden donar personas confirmadas de Coronavirus, pasados los 14 días de su recuperación y contando con dos pruebas negativas para COVID-19. También personas que no tengan antecedentes de transfusionales previos, ni tampoco abortos o antecedentes gestacionales.

Requisitos de cualquier donante de sangre habitual: Entre 18 y 65 años de edad; Pesar al menos 50kg; Estar clínicamente recuperado de la infección.

“Además, previo a la donación, deberán firmar un Consentimiento Informado específico que explicita que su donación se realiza para ser utilizada para pacientes que ingresen en el Ensayo Clínico Nacional”, añaden.

Quién recibe el plasma: “El plasma de convalecientes, es decir, de personas que han cursado la enfermedad se transfunde a otros pacientes que actualmente la estén cursando. El procedimiento está protocolizado para responder a los fines de la investigación y poder determinar su efectividad de manera científica y fehaciente. El criterio de aplicación depende de la decisión de los médicos tratantes y del estado de salud del paciente, quien tiene que cumplir con ciertos requerimientos estrictos estipulados en cada protocolo, incluido en el protocolo Nacional”.

“Es importante remarcar, que la transfusión de plasma, como cualquier otra transfusión médica, tiene ventajas pero a su vez riesgos, pudiendo causar reacciones alérgicas y complicaciones agudas en los pacientes que las reciben”.