Proponen abrir un refugio para víctimas de trata en Constitución

La legisladora María Patricia Vischi propone que le den en un inmueble en comodato a la Asociación Civil Madres de Constitución para tal fin.

La legisladora María Patricia Vischi presentó un proyecto de declaración para instar al Poder Ejecutivo porteño a facilitar en comodato un inmueble ocioso a la Asociación Civil Madres de Constitución para Fomentar la Seguridad y el Bienestar de los Habitantes, para que esta entidad “pueda poner en funcionamiento la Casa Hogar para Víctimas del delito de trata de personas con fines de explotación sexual, ampliando de esta manera la importante labor de ayuda que viene brindando a las víctimas de trata de personas, cuya base de trabajo es el barrio de Constitución (Comuna 1)”.

Vischi asegura que la actual sede social de dicha entidad sita en la calle Santiago del Estero 1662 “no resulta apta para albergar la Casa Hogar para Víctimas del delito de trata y hasta la fecha”.

“La Asociación Civil Madres de Constitución para Fomentar la Seguridad y el Bienestar de los Habitantes a través de su Grupo MADRES VICTIMAS DE TRATA ha proyectado abrir una Casa-Hogar exclusiva para víctimas sobrevivientes al delito de trata con fines de explotación sexual, donde puedan permanecer alojadas y asistidas, en compañía de su grupo familiar más próximo o de las personas que directamente estuvieran a su cargo. Allí se les brindará seguridad y atención de sus necesidades inmediatas, por medio del acompañamiento profesional, médico, psicológico y legal.  Pero además, a mediano y largo plazo, se brindarán herramientas para la reinserción social y económica, a través de recursos en distintas áreas: terapéutica, educativa y formativa. Todo ello, a fin de lograr el cumplimiento de las actividades propuestas en los programas de trabajo que elabore la institución”, fundamenta la legisladora

La Asociación Civil Madres de Constitución para Fomentar la Seguridad y el Bienestar de los Habitantes fue creada como asociación civil el 20 de junio de 2008, cuenta con personería jurídica otorgada por la Inspección General de Justicia mediante Resolución Nº 125/2009 y su sede social se encuentra ubicada en la calle Santiago del Estero 1662 del barrio de Constitución, en la Ciudad de Buenos Aires, evoca el proyecto. Se trata de una organización que si bien su constitución formal data del año 2008, su existencia se remonta al año 1989, cuando Margarita Meira abrió un comedor en el barrio de Constitución para ayudar a niñas, niños y adultos en un contexto de deterioro de la situación social que vivía por aquel entonces el país.

Pero fue el año 1991 el que marcó realmente a Margarita Meira y la impulsó a llevar adelante el importante trabajo social que desarrolla desde aquel entonces.  Graciela Susana Bekter, hija de Margarita Meira, se fue de su casa en ese 1991 cuando tenía17 años junto a un hombre de 43. Un año después, apareció muerta en un departamento en la Ciudad de Buenos Aires con múltiples golpes. El hombre con el que se fue Graciela Susana Bekter la hacía prostituir en diferentes lugares de la “noche porteña”. Este terrible hecho llevó a Margarita Meira a buscar justicia por el asesinato de su hija y a liderar un grupo de familiares de víctimas de la trata de personas, denunciando la explotación sexual de las mujeres y niñas, procurando y brindando asistencia a las víctimas y visibilizando con su lucha una problemática que hasta no hace muchos años, estaba ausente de la agenda política y social de la Argentina.

Así fue como al Comedor de Margarita se le sumó el grupo de MADRES VICTIMASDE TRATA cuyo fin es buscar, rescatar y dar contención a personas que son víctimas de la prostitución.Desde su formación en 2015, abordan el tema de la trata de personas de una manera integral: se encargan de difundir la problemática pero también brindan contención y acompañamiento de las víctimas de trata y sus familiares, además de investigar y hacer seguimientos de las causas judiciales. La labor de Margarita Meira ha trascendido las fronteras nacionales y su trabajo ha sido reconocido en Italia, donde fue distinguida en 2018 como “La Donnadell’Anno” (la Mujer del Año) en reconocimiento por la lucha que viene llevando adelante en Argentina contra la trata de personas con fines de explotación sexual desde 1991. El Premio a La Mujer del Año es otorgado por el Consejo Regional del Valle de Aosta (Italia), por la Cámara de los Diputados, la Presidencia del Consejo de los Ministros – Departamento para la Paridad, en colaboración con el municipio de Saint Vincent, Soroptimist International Club Valle d’Aosta, la revista Donna Moderna y la contribución de la Fundación CRT con el objetivo de reconocer y valorar el papel de las mujeres en el campo social, cultural y económico, con particular atención a la protección de los Derechos Fundamentales.