Proponen que la CABA y La Plata sean declaradas Patrimonio Mundial por UNESCO

La postulación incluye un conjunto de grandes edificios, enclaves urbanos y parques pertenecientes a las dos ciudades.

Presidencia de la Nación, Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y Municipalidad de La Plata impulsan el proyecto “Dos Capitales” para que ambas urbes sean declaradas Patrimonio Mundial por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Este proyecto contempla la puesta en valor 140 bienes de valor histórico, arquitectónico y cultural.

Son inscriptos en la Lista de Patrimonio Mundial lugares únicos tanto por sus características culturales como naturales que merecen ser cuidados para las futuras generaciones como testimonio y legado fundamental.  Pueden ser bosques, montañas, edificios, monumentos, paisajes, etc.

La Argentina tiene inscriptos en la lista de Patrimonio Mundial 11 sitios. Entre ellos: la Quebrada de Humahuaca, las Misiones Jesuíticas, el Valle de la Luna o el Parque Nacional Los Glaciares, entre otros.

Titulada “Buenos Aires – La Plata: Dos Capitales de la cultura de la modernidad, del eclecticismo y de la inmigración (1880-1920)”, la postulación propone “que un conjunto de grandes edificios, enclaves urbanos y parques pertenecientes a las dos ciudades capitales, sean declarados Patrimonio Mundial”. Se trata de “una monumental colección de piezas que, como islas de distintos tamaños en cada ciudad, conforman un archipiélago patrimonial de características únicas”.

Buenos Aires y La Plata comparten una historia en común, ambas fueron protagonistas de un momento único de la historia política, económica y sociocultural de la Argentina entre 1880 y 1920, de una época de nuevas tecnologías y diseños originales, razonan las fuentes porteñas. Además, fueron testigos del “aluvión inmigratorio que se fusionó con la población local definiendo una cultura de mezclas y una idiosincracia que también caracterizó a la Argentina en su relación con el mundo”.

“Por delante queda un largo camino por recorrer en el que el equipo técnico preparará un dossier, un plan de manejo y organizará una serie de actividades que darán visibilidad a los bienes nominados”, añaden.

Si la UNESCO declara Dos Capitales como Patrimonio Mundial serán varios los beneficios: “Dará visibilidad a ambas ciudades a nivel internacional, dinamizará la actividad turística y en consecuencia se crearán nuevos puestos de trabajo y se exaltará el orgullo ciudadano brindando un sentimiento de pertenencia e identidad compartida”.