Qué es la Súper Liga, la pelea que divide a los dirigentes de AFA

Te contamos qué clubes se verán beneficiados y cuáles podrían perjudicarse ante el plan que busca crear un nuevo reparto de dinero.

El Comité Ejecutivo de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) se reunió por segundo día consecutivo y pese a que en la jornada del martes sí se llegó al quorum de dirigentes, no hubo acuerdo para la implementación de la Super Liga.

De un lado, la mayoría de los dirigentes más influyentes de la primera división: Daniel Angelici (Boca), Matías Lammens y Marcelo Tinelli (San Lorenzo), Rodolfo D’Onofrio (River), Víctor Blanco (Racing) y Luis Segura (actual presidente interino de AFA).

Del otro lado Hugo Moyano, como presidente de Independiente además de su condición de dirigente gremial, y Carlos ‘Chiqui’ Tapia su yerno que es actualmente el presidente de Barracas Central y líder del Ascenso Unido.

Los primeros apoyan que el fútbol grande de la argentina sea manejado por la Súper Liga alegando que todos los clubes se verán beneficiados por un mayor ingreso de dinero. Moyano y Tapia no descartan que esto llegue a la Argentina, aunque con algunas modificaciones en relación al proyecto original y con la intención de “proteger” a los clubes del fútbol de ascenso.

moyano angelici puraciudad


¿Qué es la Súper Liga?
Así cómo ocurre en el fútbol de España o Inglaterra, la conducción del fútbol de Primera División y de la B Nacional (segunda categoría) se separaría de las diferentes categorías y dependencias de la actual AFA.

La Primera División y la B Nacional estarían manejados por la Súper Liga, mientras que la AFA se quedaría con el comando de las demás categorías del fútbol de ascenso, las selecciones nacionales, el futsal y el fútbol playa.

Esta nueva Súper Liga llevaría a los torneos de Primera y la B Nacional a 20 equipos cada uno, produciendo de manera paulatina en los próximos años más descensos que ascensos. Los torneos que se jugarían estarían diagramados de agosto a junio, como el calendario europeo, y con la intención de que se elimine el promedio para los descensos, algo que produce controversia desde hace años en el fútbol argentino.

Quizás la mayor diferencia que provocaría esta nueva implementación está en el reparto del dinero.

Los ingresos para los clubes por derechos de televisión serían aún más elevados, hasta tres veces más de los actuales. Sin embargo se modificaría su distribución. El 80% de los ingresos será para los clubes de Primera División, un 10% será destinado a los clubes de la B Nacional y el 10% restante será para las demás dependencias de AFA.

Dentro de los clubes de Primera, si se implementa la Súper Liga, los mayores beneficios irán para los denominados “clubes grandes”. El dinero en la primera categoría del fútbol argentino se dividirá de la siguiente forma: un 50% se repartirá en formas iguales entre todos los clubes que participen. Un 25% se dividirá de acuerdo a la historia de los equipos (años en primera, títulos nacionales e internacionales), y otro 20% será proporcional a las últimas campañas que realicen los clubes (buscando que a mejor ubicación en la tabla se reciban más ingresos). El restante 5% del dinero corresponderá de acuerdo a la cantidad de socios que las entidades acrediten tener: a mayor cantidad de socios, más dinero por derechos de televisión.

El Tribunal de Disciplina, la elección de los árbitros y la dirección de la Copa Argentina (que involucra equipos de diferentes categorías de nuestro fútbol), continuarían bajo la tutela de la Asociación del Fútbol Argentino.

El proyecto de la Súper Liga tiene además prevista la creación de un “Fondo de Inversiones” a donde iría dinero con el objetivo de remodelar y mantener en condiciones los estadios de primera y segunda división de nuestro fútbol, otra de las deudas que desde hace años, el fútbol argentino tiene con sus hinchas.