Quedó libre el hincha que atacó al micro de Boca

Lo había detenido la Policía de la Ciudad. Su abogado pidió en un juicio abreviado una condena en suspenso de dos años y cuatro meses.

Quedó en libertad Matías Firpo, el hincha de River Plate que fue detenido acusado de tirar objetos contundentes contra el micro de Boca Juniors, motivo que desencadenó la suspensión de la final de la Copa Libertadores y su posterior reprogramación en Madrid. Lo excarcelaron porque este joven de 24 años no tiene relación con la barrabrava Los Borrachos del Tablón, acusada de orquestar los ataques.

Firpo reconoció haber lanzado una botella de agua que impactó contra el micro de Boca.

Ricardo Vallejos, abogado de Firpo, contó a C5N que la fiscal Adriana Bellavigna pidió a la jueza que su defendido sea condenado a dos años y cuatro meses de prisión en suspenso, con posibilidad de libertad condicional. La magistrada fallará en cinco días.

Vallejos dijo que su defendido está libre porque la fiscal pudo comprobar que no tiene relación con la barra de River, que es socio de hace mucho tiempo y no tiene antecedentes.

La fiscal había dicho este miércoles: “El día del partido hubo desmanes y varios detenidos a los que luego se los tuvo que liberar porque no ameritaba su detención debido a que no se podía determinar quienes eran. Hubo mucho desorden ese día”.

A la fiscal le llamó la atención que “no hubo vallas” en las cercanías al Monumental, donde ocurrieron los incidentes con el micro de Boca. “Me sorprendió que pusieron vallados más lejos y no tan cerca del estadio”. Consultada sobre quiénes fueron los que arrojaron gas pimienta, la fiscal aseguró que “no se sabe quién lo tiró”, pero que pidió “pericias químicas para poder determinarlo. Pienso que la seguridad lo tenía por protocolo”.

Bellavigna, manifestó a TN que investiga “si hubo una zona liberada” en la esquina de Libertador y Quintero, donde se produjo el ataque con piedras y botellas contra el micro que trasladaba al plantel de Boca al Monumental. De comprobarlo, quedaría determinada la connivencia policial en un operativo que fue “desastroso”.