Quirós dijo que el 70% de la población porteña debe tener las dos dosis para limitar la variante Delta

El ministro de Salud aseguró que la administración porteña está haciendo un “trabajando contra reloj”. “Actualmente se vacuna a un poco más del 1% de la población de la Ciudad de manera diaria, y este es un buen ritmo”, agregó.

El ministro de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, Fernán Quirós, dijo que el 40% de la población porteña ya recibió las dos dosis de la vacuna contra el Covid-19 y que es necesario llegar al 70% para “decrecer” la ola de la variante Delta.

El ministro sostuvo que la variante Delta se instalará en la Argentina con circulación comunitaria “en las próximas semanas”. “Están las vacunas, y en este sentido tenemos dos hitos por delante para cumplir en la Ciudad y ya estamos trabajando contra reloj antes que se dé una ola importante de contagios con la cepa Delta. Queremos alcanzar un primer objetivo que es vacunar al 50% de la población con la segunda dosis, y como segundo hito alcanzar el 70% de la población”, aseguró ante NA.

“Ya está vacunado el 40% de los porteños con segundas dosis y según está estudiado, en el mundo, cuando se llega al 50% de la población vacunada con segundas dosis es significativa la defensa frente a la variante Delta. Cuando se llega al 70% de la población con el esquema completo, la ola empieza a decrecer”, señaló como política pública del corto plazo.

“Por eso hablo acerca de que tenemos dos hitos que alcanzar en el corto plazo y es factible que lo logremos. Actualmente se vacuna a un poco más del 1% de la población de la Ciudad de manera diaria, y este es un buen ritmo”, aseguró Quirós.

Sobre el futuro del Covid-19, dijo que “va a ser una enfermedad que cuando esté más controlada, generará contagios periódicamente y tendremos que vacunarnos”. “Circulará, sobre todo en períodos invernales y en otoño”, agregó.

“Todavía no se sabe cada cuánto tendremos que vacunarnos, porque no conocemos cuánto se conserva de la inmunidad. La enfermedad en sí y la transmisión son más difíciles que desaparezcan porque muchas personas tienen una sola dosis. Lo que disminuye es el riesgo de internaciones graves y de muerte”, detalló.