Rejas en Plaza de Mayo: Macchiavelli dijo que “el objetivo es reemplazar a las que venían desde 2001”

En diálogo con Pura Ciudad, el ministro de Ambiente y Espacio Público señaló que el cambio es para asimilar la “estética” con las rejas de Casa Rosada. Además, sostuvo que no son fijas.

El ministro de Ambiente y Espacio Público, Eduardo Macchiavelli habló en exclusiva con Pura Ciudad sobre la instalación de rejas en Plaza de Mayo, trabajo que forma parte de su puesta en valor que será presentada en forma oficial el 25 de mayo por los festejos patrios. Dijo que las mismas no son fijas y que, “llegado el caso pueden ser removidas en 48 horas según lo amerite la situación”.

El funcionario aclaró que “el objetivo es reemplazar las rejas que venían desde 2001, permanentes hace 12 años. Las hemos reemplazado por unas con similar estética que las de Casa Rosada”.  En rigor, lo que se reemplaza no eran precisamente rejas sino vallas de contención (foto) que permanecieron a través de los años.

Foto: Taringa

La instalación de estas nuevas rejas había generado polémica en las redes sociales, donde se viralizaron las primeras imágenes, y rápidamente despertó el enojo de vecinos y entidades patrimonialistas.

Por caso, el Observatorio del Derecho a la Ciudad repasó la normativa vigente sobre la Plaza de Mayo. En la entidad indicaron que está protegida por normativas específicas del Código de Planeamiento Urbano, se incluye en el Área de Protección Histórica N° 1 (APH1) y cuenta con protección Ambiental con Nivel 1.

En un comunicado público, el Observatorio expuso: “La intervención en un espacio histórico requiere criterios de conservación y protección especiales que están especificados en el Código de Planeamiento Urbano. Cualquier modificación que se pretenda realizar debe ser aprobada mediante una ley específica. La Legislatura no aprobó ningún proyecto de modificación de la Plaza de Mayo ni mucho menos la instalación de rejas que no puede ser considerado como un trabajo de conservación ni de mantenimiento”.

Mónica Capano, referente de Observatorio de Patrimonio de la Ciudad, dijo que la instalación de las rejas viola la normativa que reglamenta el APH1 en la ciudad, ya que “no forman parte del diseño histórico de la Plaza de Mayo ya sea que se adopte el diseño histórico de la Plaza de Mayo al 1897 como lo hace la Comisión Nacional de Monumentos, de Lugares y de Bienes Históricos o tomando la fotografía del año 2000 cuando se aprobó la ley N° 449 “Código de Planeamiento Urbano” que regula el APH1”.

La ONG Basta de Demoler dijo sobre este asunto: “Llamentablemente el gobierno continúa agregando elementos en forma ilegal. Esto se debe a que nunca presentaron el proyecto final terminado, no lo tienen”.

Según fuentes del Gobierno porteño, la puesta en valor de la Plaza de Mayo busca “recuperar el espíritu y esplendor de la zona”. “Los trabajos implican ampliar las superficies de reunión y encuentro, las que se conectan por medio del eje central. Además, se busca un aumento de las veredas y senderos peatonales, ganando dos carriles vehiculares de cada lado de la avenida Hipólito Yrigoyen y avenida Rivadavia”, indicaron al comienzo de los trabajos.

“Del mismo modo se incorporarán especies arbóreas de distintas magnitudes y de planteras; se ubicarán los canteros en los laterales parquizados para que las fuentes queden dentro de los mismos, según el proyecto original de la Plaza; se agregará iluminación de piso para dar forma y destacar los senderos; serán restauradas las cuatro fuentes, con un nuevo sistema de desagote y suministro y una corona de efectos en cada unidad. El proceso le permitirá a la Ciudad sumar 2000 metros de espacio público”, sumaron.

Las rejas generaron una polémica tal que en redes sociales convocaban a derribarlas.