El Gobierno porteño removió el busto de Santiago Maldonado que su hermano puso en Plaza de Mayo

La figura fue colocada a metros de la Pirámide de Mayo durante la movilización por el Día de la Memoria. En su lugar hay un cerco con separadores del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Fue removido el busto de Santiago Maldonado que su hermano fijó en la Plaza de Mayo durante la movilización del miércoles por el Día de la Memoria. En su lugar hay un cerco con separadores del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Fuentes del Ministerio de Espacio Público e Higiene Urbana comunicaron a Pura Ciudad: “El busto de Santiago Maldonado que había sido colocado en Plaza de Mayo durante las actividades conmemorativas por el día de la Memoria, Verdad y Justicia fue retirado por el Gobierno porteño ya que no estaba aprobado su emplazamiento, tal como lo establece el art. 89 Constitución de la Ciudad. Una vez retirada la escultura se notificó a los representantes de la Fundación Servicio Paz y Justicia, organizadores del evento. Actualmente la escultura se encuentra resguardada en las dependencias del Gobierno de la Ciudad para ser entregada”.

Durante la jornada del miércoles, Sergio Maldonado, hermano de Santiago, junto a militantes sociales colocó la figura a metros de la Pirámide de Mayo y una de las fuentes, a la altura de Rivadavia y San Martín.

La misma fue hecha por una profesora la Escuela de Cerámica Fernando Arranz, del barrio de Vélez Sarsfield (Alejandro Magariños Cervantes 5068).

Noticias relacionadas

En la base lleva escrita la leyenda: “Tu mirada y tu lucha siempre presentes en la memoria”.

Sergio comunicó la instalación a través de redes sociales: “En Plaza de Mayo, el 24 de Marzo Santiago Maldonado presente. Nunca Más es Nunca Más”.

Pura Ciudad estuvo en la Plaza de Mayo este jueves por la noche en el lugar donde se fijó el busto. La escultura ya no estaba y alrededor del hueco había varios separadores de plástico que utiliza el Gobierno porteño para obras en el espacio público (ejemplo, reemplazo de veredas).

Para que se instale un monumento en el espacio público porteño, la Legislatura de la Ciudad debe validar una ley de doble lectura (dos aprobaciones en el recinto), la cual incluye una audiencia pública no vinculante de por medio.