Restaurantes porteños restringen el uso de sus baños con códigos en el ticket

Esta acción está en contra de la normativa vigente en la Ciudad.

En el último tiempo, bares y restaurantes de la Ciudad de Buenos Aires restringen el uso de sus baños. A los clientes les entregan en el ticket de compra un código que destraba las puertas de los sanitarios. Solo quienes consuman acceden a la clave.

Esta situación ocurre en locales de la cadena Starbucks, estaciones de servicio de Shell y el supermercado Carrefour. Los voceros de las firmas no dieron una respuesta oficial por esta medida.

Esta acción va en contra de la normativa vigente en la Capital Federal. Se trata de la Resolución 46.798 del 17 de junio de 1993: “El Departamento Ejecutivo a través de los organismos técnicos correspondientes intimará a los propietarios de confiterías, bares, restaurantes, salones de té, etcétera de esta ciudad para que acorde a las disposiciones vigentes liberen el uso de las instalaciones sanitarias para toda aquella persona que así lo solicite haya o no efectuado consumición”.

La Agencia Gubernamental de Control (AGC) es la que otorga las habilitaciones a los locales, en base al Código de Edificación. Un motivo de clausura es la suciedad en los baños. Por eso muchos dueños los tienen bajo llave para evitar que cientos de personas que están de paso y no consumen los utilicen. Dicen que de hacerlo deben invertir grandes sumas en servicio de limpieza.

La Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires recibió el año pasado 89 denuncias de vecinos a los que no se les permitió usar el baño. Sostienen que es un gran número, pero que no es representativo porque solo una minoría se toma el trabajo de radicar la denuncia.

El Defensor del Pueblo de la Ciudad, Alejandro Amor, dijo a La Nación: “Los locales de comida deben permitir el acceso a los baños para aquellos que lo necesiten, ya que así lo dice la ley y lo que está escrito debe cumplirse. Además, la ciudad no cuenta con suficientes baños públicos para la gran cantidad de vecinos y vecinas que transitan en las calles porteñas para ir a su trabajo o sus lugares de estudio. En esta línea celebramos la ley que sancionó la Legislatura el mes pasado, por iniciativa de María Rosa Muiños, para la incorporación obligatoria de baños en todos los parques de la ciudad. Desde la Defensoría del Pueblo impulsaremos nuevamente este año un proyecto de ley para el libre acceso a instalaciones sanitarias en bares y locales de comida”.