Retiro: anuncian el cierre del Museo de Informática de la República Argentina por problemas con la habilitación del GCBA

Así lo expresa un comunicado firmado por su presidente, Carlos Chiodini.

Este miércoles, mediante un comunicado de su presidente Carlos Chiodini, se anunció el cierre del Museo de Informática de la República Argentina, ubicado en Marcelo T. de Alvear 738, en Retiro (Comuna 1). El texto dice que es porque el Gobierno porteño les anuló la habilitación y, pese a sucesivos trámites, no entregó una nueva.

“Adiós al museo”, introduce el texto y suma: “Llegamos al final de lo humanamente posible, cerraremos la sala de exposiciones del museo. No por no poder superar la pandemia, no por falta de actividades y trabajo, nuestros voluntarios y amigos siempre están con nosotros, aunque sea de manera virtual”.

“No por falta de dinero, mantuvimos todos nuestros impuestos al día, gastos y la buena voluntad de quienes nos alquilan la sala (vale decir que nunca, por más que lo pedimos mil veces al Gobierno porteño nos bajaron ABL ni recibimos la ayuda prometida, todos estos años, que nunca, nunca, nunca llegó). No por falta de exposiciones, tenemos armada una a la cual nadie pudo asistir, la inaugurábamos a la semana siguiente al comienzo del ASPO”.

“No por falta de medidas de distanciamiento por COVID, señalizamos todo el museo, cambiamos la manera de visitarlo, tenemos ventilación cruzada y reforzamos con ventiladores, además de tener patio, para cumplir con las leyes”.

“Cerramos ya que el Gobierno de la Ciudad no nos da nuestra habilitación, la cual teníamos y arbitrariamente nos fue quitada, llevamos seis meses de trámites y nadie responde en ninguna oficina, además de volver a pagar los impuestos sellados y contratar al gestor que nos indicó el mismo personal del Gobierno de la Ciudad”.

“Como siempre , mantuvimos los papeles en orden, no podemos abrir nuestras puertas sin habilitación, no se puede y no es correcto. Y no se puede seguir teniendo un museo cerrado. Agradecemos a todos los conocidos que intentaron solucionar este tema, pero lamentablemente no fue posible. Perderemos otro espacio de cultura, el primero y más grande museo de informática de Argentina y Sudamérica. Gracias amigos, voluntarios, periodistas, empresas y todos quienes apoyaron al museo durante estos 10 años, pero la máquina de impedir nunca para. Nos veremos, algún día, como antes del 2010, en algún evento itinerante”, concluye.