Saavedra: investigan la salud mental del joven que chocó contra la embajada de China

Tuvo que intervnier la división antiterrorista de la Policía Federal Argentina. El muchacho en forma previa publicó un video contando lo que iba a hacer. Está detenido y acusado de intimidación pública.

Este lunes cerca de las 20, un joven estrelló su auto contra el portón de ingreso a la Embajada de China en Buenos Aires, ubicada en Triunvirato y Crisólogo Larralde, barrio de Saavedra (Comuna 12). Es investigado por la Justicia Federal bajo cargos de “intimidación pública”. Indagan sobre su salud mental y queda en segundo plano la hipótesis terrorista.

Fuentes del Ministerio de Justicia y Seguridad porteño precisaron que personal de la Comisaría Vecinal 12 A de la Policía de la Ciudad se desplazó hacia la embajada ante la colisión del Toyota Corolla.

El muchacho, oriundo de Tigre, le dijo a los uniformados que tenía Covid-19 y que portaba explosivos dentro del rodado.

El autor fue identificado como Gastón Sanda, de 24 años, que estudia ingeniería Civil en la Universidad de Buenos Aires (UBA) y reside en Santa Barbara, partido de Tigre.

Noticias relacionadas

“Se pidió asistencia inmediata por precaución de Bomberos de la Ciudad y de la Brigada de explosivos, que confirmaron que el auto no tenía elementos peligrosos en su interior. También arribó personal psiquiátrico del SAME”, precisó el parte. También intervino la división de antiterrorismo de la Policía Federal Argentina.

Más tarde se supo que este joven filmó un video contando lo que iba a hacer y lo divulgó en un grupo de estudiantes de ingeniería, carrera que cursaba en la UBA, tal como informó Saavedra Online. “Sé que la CIA está detrás del COVID, por eso voy a pedir ayuda a la Embajada de China”,  dijo. Al parecer esta persona presentaba padecimientos mentales en forma previa.

El embajador chino en la Argentina no se encontraba en la residencia en el momento del choque. Actúa en el caso el Juzgado Federal Número 9 y la Secretaría 18.

Este hecho generó gran revuelo en el país y en el exterior. Al comienzo, cuando no se tenían certezas sobre el estado mental del conductor, se interpretó como un posible ataque terrorista contra China, en el marco de una ola global de xenofobia contra sus ciudadanos debido a que la pandemia de Covid-19 inició en esa región a fines de 2019.