San Telmo: Rodríguez Larreta y Mario Poli reinauguraron el Hogar Año Santo que aloja a gente sin techo

El lugar estaba en obras desde 2016. Brinda servicio social desde 1975.

Este lunes se reinauguró el Hogar Año Santo de Cáritas Argentina (Chacabuco 1345, San Telmo, Comuna 1) que brinda asistencia a gente en situación de calle. En el acto oficial participaron el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, el arzobispo de Buenos Aires, Mario Poli, y la ministra de Desarrollo Humano y Hábitat, Guadalupe Tagliaferri. Estaba en obras desde 2016. Fue hecho en 1975 y se convirtió en el primer albergue de tránsito del país hecho por Cáritas para hombres adultos.

Según Cáritas se hizo “la ampliación, reequipamiento y mejora de los servicios” del Hogar. “Aspiramos a dotar al Hogar de una infraestructura más moderna, acorde a la normativa vigente, con equipamiento más funcional y servicios que se adapten a las nuevas demandas”, explicaron.

Terminadas las obras, el lugar puede hospedar a 120 hombres, de los cuales 60 pueden permanecer las 24 horas, si su salud y situación social lo requirieren.

Cáritas Buenos Aires hizo un resumen de sus 43 años de servicio y detalló que, en sus inicios, la permanencia de los residentes era de “aproximadamente un mes, tiempo breve en el cual los hombres que solicitaban sus servicios volvían a insertarse en el mercado laboral y solucionaban su problema habitacional”, reprodujo AICA.

“Con el transcurrir de los años, y frente a coyunturas económicas y sociales adversas, esa situación fue cambiando y se inició un proceso de franco deterioro en el cual las oportunidades de estos hombres de acceder a un trabajo, que posibilitara una vida autónoma e independiente decayeron y los tiempos de estadía se fueron prolongando”, indicó.

Asimismo, señaló que el perfil poblacional de los hogares se modificó y aumentó la demanda de hombres que actualmente: “Están en tratamiento por problemas de adicción, con un estado de salud muy deteriorado por el consumo de drogas u otras sustancias; provienen de otros países, a veces sin posibilidades de comunicación oral; padecen enfermedades agudas o crónicas sin tratamiento; tienen discapacidades que les impiden desenvolverse autónomamente; poseen alta hospitalaria pero están imposibilitados de realizar tratamiento de rehabilitación por falta de vivienda”.