Sandra Arroyo Salgado ratificó que la muerte de Alberto Nisman fue un “magnicidio”

La jueza federal sostuvo que se "cruzó una raya en la Argentina", y reclamó agravar la pena para homicidios contra jueces y fiscales "con motivo de su cargo o condición".

La jueza federal sostuvo que se “cruzó una raya en la Argentina”, y reclamó agravar la pena para homicidios contra jueces y fiscales “con motivo de su cargo o condición”.

Sandra Arroyo Salgado dijo que la muerte del ex fiscal fue “un magnicidio que cruzó una raya en la Argentina” y afirmó que la causa judicial que investiga lo sucedido hace tres años transcurre “en una instancia donde las calificaciones son provisorias”.

“En esta instancia, las calificaciones (de la causa judicial) son provisorias y creo que habría que repensar si no ocurre algún agravante que califica a los homicidios”, dijo Arroyo Salgado, querellante en la causa a cargo del juez Julián Ercolini.

Hoy se cumplen tres años de la muerte del entonces titular de la UFI-AMIA, quien fue hallado sin vida con un balazo en la cabeza en su departamento de las Torres Le Parc de Puerto Madero.

En ese sentido, consideró que “habría que replantear el concurso premeditado de dos o más personas (en la muerte de Nisman) ya que el juez habla de un plan criminal” al señalar que el Código Penal -en su artículo 80- “no contempla como agravante de homicidio en el caso de que la víctima sea un juez o fiscal con motivo de su cargo o condición”.

“Si algún legislador está escuchando sería muy importante (incorporar esta figura en el Código Penal) porque, con el magnicidio de Nisman, se trazó una raya”, dijo la jueza y madre de las dos hijas de Nisman en declaraciones formuladas esta mañana a Radio Mitre.

Con respecto a la investigación judicial, Arroyo Salgado, se consideró “realista” al explicar que “va a ser muy difícil avanzar en cuanto a despejar todos los que estuvieron detrás de este plan criminal”.

Nisman apareció muerto con un disparo en la cabeza cuatro días después de que denunciara a Cristina Kirchner y Héctor Timerman , entre otros, por el presunto encubrimiento de los iraníes acusados del atentado a la AMIA.

En la causa judicial por presunto “homicidio” que lleva ahora por Ercolini, el magistrado procesó al técnico informático Diego Lagomarsino por supuesto “partícipe necesario” de lo que definió como un “plan criminal”.

Hoy habrá un homenaje al fallecido fiscal en el cementerio de La Tablada, donde descansan sus restos, organizado por la AMIA.

Agencia Télam